Los miembros del Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) reconocieron la estabilidad macroeconómica de Nicaragua, tras concluir la consulta del Artículo IV correspondiente a este año en el país.

Según un comunicado oficial emitido por el FMI la tarde de este viernes, los directores ejecutivos “reconocieron la estabilidad macroeconómica de Nicaragua a pesar de la debilidad del entorno mundial”.

Asimismo, destacaron los esfuerzos de las autoridades por mantener la disciplina fiscal y la estabilidad monetaria, que sumados al avance de la reforma estructural, han contribuido a apuntalar la confianza y a estimular el crecimiento económico.

El comunicado, destaca que los miembros del directorio del FMI “reconocieron el compromiso de las autoridades de continuar implementando reformas estructurales y políticas macroeconómicas prudentes, e instaron a la elaboración de planes de contingencia para hacer frente a posibles vulnerabilidades externas”.

También manifestaron que la disciplina fiscal debería seguir siendo la piedra angular del marco de la política macroeconómica de Nicaragua y respaldaron la orientación del proyecto de presupuesto para 2014, el cual sigue siendo congruente con las metas a mediano plazo encaminadas a reforzar los colchones fiscales y reducir en mayor medida los coeficientes de endeudamiento público.

Por otro lado, reconocieron el avance del fortalecimiento de la supervisión bancaria y el compromiso de las autoridades de seguir recapitalizando el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Además, alentaron a las autoridades nicaragüenses a avanzar rápidamente con las reformas estructurales encaminadas a promover el crecimiento económico y reducir la pobreza, sobre todo las que buscan reducir la informalidad en los mercados de trabajo, mejorar y ampliar la enseñanza y la capacitación, reducir la dependencia de las importaciones de petróleo y reforzar el marco de inversión privada en infraestructura.

El comunicado se detalla que la evolución de la situación macroeconómica de Nicaragua en los dos últimos años ha sido favorable.

“El producto interno bruto (PIB) real creció en promedio 5¼% en 2011–12, y la inflación promedio anual fue de 7¼% durante el mismo período. Las perspectivas macroeconómicas continúan también siendo positivas. El PIB real crecerá, según las previsiones, 4¼% en 2013 y a mediano plazo se estabilizará a su nivel potencial de 4%. Se prevé que la inflación se mantenga en torno al 7%, respaldada por el régimen de deslizamiento cambiario que ha contribuido a mantener ancladas las expectativas inflacionarias”, cita el comunicado.

De la misma manera indica que la disciplina fiscal contribuyó a reducir los coeficientes de endeudamiento público y que la relación deuda pública/PIB se proyecta disminuirá a alrededor de 42% en 2013, en comparación con 50% en 2010.

En cuanto al sistema financiero, expresa que los indicadores del sistema bancario son robustos y anota que “el coeficiente de suficiencia de capital promedio del sistema fue de 13% en agosto de 2013—es decir, superior a la norma regulatoria de 10%—y los préstamos en mora han disminuido tras alcanzar su nivel máximo en 2009”.

Por otro lado, el FMI advierte que una desaceleración de la actividad económica internacional podría reducir la IED y la entrada de remesas.