Decenas de feligreses de Loma Linda en el Distrito III de Managua, celebraron este 12 de diciembre a la Virgen de Guadalupe que salió en procesión en las principales calles de la comunidad. Los homenajes concluyeron con una misa dada por el Arzobispo de la Diócesis de Managua, Monseñor Leopoldo Brenes.

La Parroquia Santa María de Guadalupe ha venido celebrando a su santa patrona desde hace 25 años, fecha en que fue construida esta iglesia que cada 12 de diciembre se viste de gala para honrar a la “Virgen Morena”.

Como parte de las celebraciones 70 jóvenes mujeres y hombres participaron del sacramento de confirmación, mientras en la mañana, niños y niñas hicieron su Primera Comunión en un ambiente de fiesta religiosa.

Ante la feligresía que asistió a la misa, Monseñor Brenes recordó que el Santo Padre Juan Pablo II declaró a la Virgen de Guadalupe como “Patrona de América Latina y Filipinas”.

“La Virgen de Guadalupe vive una identidad con este pueblo latinoamericano y nosotros nos identificamos con la morena del Tepeyac (lugar de su aparición), esto es interesante como ella asume nuestro color y por otro lado esa relación con el indígena Juan Diego, creo que eso es una característica muy propia de la santísima Virgen de Guadalupe”, dijo Brenes al momento de iniciar la santa misa en el barrio Loma Linda.

Manifestó en la homilía que en Nicaragua después de celebrar a La Purísima Concepción de María, muchas comunidades se abocan a celebrar a la Virgen Morena, lo que provocó el aplauso de la asistencia.

“El pueblo de Nicaragua ama también a la Virgen tanto en su Purísima de Concepción, como a nuestra querida Virgen de Guadalupe. En María podemos descubrir varios elementos, en primer lugar es fiel a los lineamientos de su hijo, porque ella se aparece lo primero que hace es ir a ver al obispo para que sea el obispo el que confirme la aparición y vemos cuando Juan Diego en un primer momento el obispo no le cree y en un segundo momento cuando le llevan las flores y al lanzarla al obispo sale la imagen de la virgen el obispo cae de rodillas y se confirma esta experiencia que es maravillosa”, historió Monseñor Brenes a los feligreses.

Los pobladores agradecieron a Monseñor Brenes y al cura párroco de la parroquia Santa María de Guadalupe, por mantener viva la tradición y las celebraciones cada 12 de diciembre.

“He venido con mi familia los últimos 8 años y cada año se aumenta la devoción hacia la virgen, hacia los preceptos de Dios, por eso le damos gracias a nuestros líderes espirituales por mantener viva las celebraciones en esta parroquia”, expresó Carmen Jiménez Grijalva.

“Recorrimos las principales calles del barrio con la Virgen de Guadalupe, ejemplo de amor, entrega a su hijo, nosotros siempre venimos a estas celebraciones de nuestro barrio”, dijo Cristóbal Pérez del barrio San Judas.