El Representante de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, doctor Carlos Argüello, valoró que Nicaragua alcanzó sus principales objetivos ante el máximo tribunal internacional, al lograr que Costa Rica detuviera la construcción de la destructiva carretera a orillas del Río San Juan.

Argüello, en comunicación vía telefónica con Canal 4, señaló que la Corte emitió su última ordenanza basándose en compromisos que asumió Costa Rica, entre los cuales se encuentra: paralizar la construcción de la carretera o trocha al menos durante todo el próximo año (2014); la presentación de un estudio de impacto ambiental de la carretera, el cual será dado a conocer el 19 de diciembre; y la aceptación de que la obra provoca daños al Río San Juan y, por tanto, la necesidad de obras de mitigación.

“Básicamente el interés de Nicaragua fue llenado, porque como digo, lo que Nicaragua estaba pidiendo básicamente la Corte lo concedió al decir que Costa Rica ya lo había aceptado”, subrayó el diplomático, recordando que Costa Rica ya se había adelantado durante el transcurso del juicio a hacer todo lo que ha demandado la parte nicaragüense.

En relación al estudio de impacto ambiental, Argüello dijo que cuando Costa Rica lo presente, expertos nicaragüenses lo analizarán y a partir de allí se verá qué medidas podrá tomar el país.

Costa Rica aceptó daños

Para Argüello una de las cosas más importantes de la ordenanza es que Costa Rica aceptó ante La Haya los daños causados por la mala planificación de la obra.

“Costa Rica reconoció la necesidad de trabajos de mitigación en aras de mitigar los daños causados por los efectos de la mala planificación y ejecución de las obras de la carretera”, dijo el representante de Nicaragua citando a la misma Corte.

“O sea, en las mismas audiencias la propia Costa Rica y los propios representantes reconocieron que la carretera era mal planificada, que su ejecución había sido hecha incorrectamente y que por eso estaban haciendo estudios necesarios para mitigar los daños que se habían ocasionado. Lo interesante es que lo haya reconocido y que la Corte esté aceptando y dándose por entendida que Costa Rica reconoció eso”, reflexionó.

Con esto, indicó, Nicaragua ya no tiene que probar que la carretera ha causado daños.

“Yo creo que este reconocimiento es un reconocimiento que trasciende al fondo del asunto. Aquí no estamos hablando que Nicaragua tiene que probar que la carretera (ha causado daños) si la propia Costa Rica lo ha hecho”.

Detener la carretera beneficia a los dos países

Argüello recordó que hace 3 años, cuando inició todo este problema, el comandante Daniel Ortega llamó a un diálogo bilateral entre ambos países y de esta manera detener un “problema que perfectamente se pudo haber solucionado dialogando”.

“Es una lástima que hayamos tenido que recurrir a la Corte para lo que tal vez se hubiera logrado directamente. Pero la verdad es que esta decisión de la Corte sí paraliza lo que Costa Rica, y el daño que Costa Rica, está haciendo allí (en el Rio San Juan). Entonces es una sentencia que favorece a Nicaragua y favorece a Costa Rica”, indicó.

En este sentido aseguró que el problema de la carretera no es que daña solamente a Nicaragua, sino que también daña el territorio tico.

“Esa carretera es un absurdo tal que no se me ocurre mejor comparación que una expresión que usan en Estados Unidos que dice que alguien se pega un tiro en la nariz para castigar a la cara. Entonces, si Costa Rica está construyendo eso para castigarnos a nosotros se está castigando ella también. Es absurdo. Todo lo que se ha hecho en esa carretera no tiene ningún sentido”, refirió.

“Si esta decisión de la Corte pone coto a eso y paraliza las cosas para que se estudien bien, creo que ha sido un logro para Nicaragua y para Costa Rica, porque en el fondo a los dos nos va a beneficiar”, añadió.

Viene el asunto de fondo

Argüello explicó que esta ordenanza de la Corte es independiente del caso de fondo, de tal manera que a partir de la próxima semana Costa Rica tendrá que presentar su respuesta a la demanda de Nicaragua.

“Independientemente de lo que estaba sucediendo ahorita que eran medidas de urgencia (…) nosotros continuamos con nuestra decisión de que esto ha ocasionado un daño considerable a Nicaragua, que es lo que estamos demandando”, dijo añadiendo que lo que quiere Nicaragua es que cese la construcción de la carretera “no temporalmente sino definitivamente, salvo que las cosas se hagan en base a estudios adecuados y que no vayan a ocasionar impactos ambientales”.

Señaló que Nicaragua continuará analizando lo que está sucediendo sobre el terreno, es decir, que si se reinicia la construcción se considerará nuevas medidas a tomar.

“Lo que la Corte falló es en base a esas afirmaciones de Costa Rica. Si esa situación cambia entonces los fundamentos que la Corte tuvo para ese fallo, cambiarían también. Entonces eso es algo a lo que nosotros tenemos que estar atentos”, subrayó.

En este sentido refirió que nuestro país continúa realizando sus estudios y preparando su presentación ante el Tribunal.

Argüello dijo que Nicaragua como país respetuoso del derecho internacional acatará siempre las sentencias de la Corte, y recordó que el gobierno siempre está abierto al diálogo con Costa Rica para solucionar el conflicto.