Las familias de los municipios de Tola y San Juan del Sur, en el departamento de Rivas, rindieron hermosos homenajes al Padre Gaspar García Laviana, en el marco del 35 aniversario de su tránsito a la inmortalidad, quien combatió en el frente sur por una Nicaragua Libre.

En la Iglesia de Guadalupe, del municipio de Tola, miembros de la orden Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús, celebraron una Misa en honor a la memoria del Padre Gaspar, y recordaron la entrega con la que luchó contra la dictadura, como párroco y como guerrillero .

En su homilía Monseñor Rowl Ruiz Mena, recordó que la lucha de Gaspar estaba inspirada en el sueño de un país libre, donde hubiera educación para todos, medicinas en los hospitales y desarrollo para las comunidades.

“El murió siendo misionero del Sagrado Corazón de Jesús, murió siendo sacerdote. Nosotros sentimos en nuestra vida ese heroísmo, esa capacidad de amar, capacidad de identificarse con este pueblo sufrido de Nicaragua. El vio en el hermano, en la hermana a Cristo encarnado y desde su perspectiva de sacerdote y misionero el luchó hasta que entregó su vida”, dijo Rowl.

Asimismo expresó que Gaspar fue capaz de amar al estilo de Jesús, y nos enseñó a luchar por la justicia para que los pueblos tengan la mayor dignidad.

Por tal razón, aseguró que “hoy más que nunca somos testigos de este amor encarnado en nuestra propia historia. Nuestra misión como cristianos es ser hombres y mujeres que generemos esperanza”.

Por su parte el Compañero José Morales, el Alcalde de Tola, explicó que Gaspar despertó la conciencia del pueblo y por tal razón existe un compromiso general de ser cada día mejores nicaragüenses.

Si Gaspar García estuviera vivo, expresó Marcia Bolaños, “ahorita estuviera haciendo muchas cosas por el pueblo de Tola, por el campesinado, por lo pobres y en especial por las mujeres”.

“Yo estaba bastante pequeña cuando el padre Gaspar estuvo aquí en Tola, pero mi mamá mucho visitaba la iglesia y yo miraba todo lo que él hacía por todo el pueblo. Ahora en este tiempo nosotros decimos: cuantas cosas no haría el padre si estuviera vivo. Pero el dio la vida por el servicio a los demás. El cumplió el mandamiento de entregar su vida pro los demás”, recordó Bolaños.

San Juan del Sur celebra al ritmo de la misa campesina

Paralelamente, en el municipio pesquero de San Juan del Sur, las familias y los jóvenes se congregaron en la plaza central para rendir honores a la memoria y el legado de Gaspar.

Por la noche se realizó un concierto de música de la Misa Campesina, protagonizado por Pablo Martínez Téllez, el Guadalupano, y su grupo Los Peregrinos.

Alegremente las familias cantaron los coros de las principales canciones de la misa campesina, y reflexionaron sobre la vida del Padre Gaspar García y su compromiso con el pueblo de Rivas.

El Guadalupano expresó que en alguna ocasión el acompañó al Padre Gaspar. “A él le cantaba el canto de meditación, yo llegué a cantar en dos ocasiones con el Padre Gaspar”, recordó.

“Venirle a hacer un homenaje al padre Gaspar es como venir a hacerle un homenaje a todos los nicaragüenses. El a pesar de ser español dio su vida por Nicaragua y fue un hombre que nos enseñó la solidaridad, el amor y la libertad”, destacó el reconocido cantautor nicaragüense.

“Para mi Gaspar va a vivir toda la vida mientras este pueblo tenga todas las reivindicaciones sociales por las cuales el luchó y dio su vida. El soñó con ver a un pueblo libre, un pueblo feliz, un n pueblo son opresión, un pueblo con todas las garantías de vida que son las que tenemos hoy. El padre estuviera gozoso, feliz a la par de nosotros, si él estuviera vivo estuviera gozando por los resultados de su lucha”, añadió el Guadalupano.

Por su parte José María Sánchez, combatiente del Frente Sur, indicó que Gaspar marcó la pauta con su entrega a la lucha. “Es nuestro deber ahora rendir homenaje a ese hombre que entregó la vida por amor. Es un deber de todos los nicaragüenses y de todo este pueblo al que amó hasta las últimas consecuencias”, indicó.

“Estaba leyendo hoy el poema Angustias, y las angustias de Gaspar dice que no la calman ni la Misa ni el breviario, dicen que la calman las escuelas, las calles, la libertad. Entonces las angustias de Gaspar, allá en el cielo donde está con un programa como el que estamos ejecutando en Nicaragua se están calmando un poco”, agregó Sánchez.

Algunas madres que conocieron al Padre Gaspar García Laviana, expresaron que sin lugar a dudas el fue como un ángel enviado por Dios para ejecutar una misión de libertad, acompañar a la Revolución Popular Sandinista y abonar con su sangre la nueva Nicaragua e iluminar a las nuevas generaciones.