La entrega de los 500 planes techo estuvo a cargo del Obispo del Vicariato Apostólico de Bluefields, Monseñor Pablo Smith; Fray Teodoro Niehaus, cura párroco del Municipio de La Cruz de Río Grande; y el comandante Lumberto Campbell, secretario presidencial para la Costa Caribe.

El comandante Campbell, aseguró que la entrega del Plan Techo a las familias de estos dos municipios de la RAAS es parte del inicio de un programa que se continuará desarrollando para mejorar la vida los habitantes de las dos localidades y sin distinción de color político.

“El día de hoy estamos cumpliendo con ese mandato del pueblo, con ese mandato del Presidente de iniciar este programa, estamos iniciando y se van a entregar a las primeras familias y este programa va a continuar”, expresó Campbell.

Indicó que el programa se está desarrollando de la forma en que lo ha orientado el Presidente Daniel Ortega Saavedra, un programa sin distingo de colores políticos y con el cual se está visitando las comunidades para que los mismos comunitarios seleccionen a las familias más necesitadas y que deben recibir las diez láminas de zinc.

Monseñor Smith destacó las acciones emprendidas por el Gobierno del Frente Sandinista, dado que las mismas promueven la dignificación de las familias nicaragüenses y ello incide en el futuro y desarrollo del país, contribuyendo en la seguridad y bienestar de todos y cada uno de sus ciudadanos.

“El Plan (Techo) ojalá que puedan seguir promoviéndolo, porque francamente es sumamente importante… definitivamente las familias podrán descansar un poco mejor, ya con el zinc pueden tener una vida más decente, no solamente para ellos, para los ancianitos, también una vida más digna para los hijos”, expresó el Obispo.

Smith agregó que el Plan Techo se reviste de gran importancia en la zona del Atlántico Sur, porque de esa manera se garantiza que las familias beneficiarias tengan un lugar donde protegerse de la lluvia, tener un sitio donde dormir con tranquilidad y sin mojarse, principalmente velando por la salud de los menores.

El Obispo instó a las familias a darle buen uso a las láminas de zinc y las aprovechen para mejorar sus condiciones de vida, sin sentirse tentados a venderlas.

“Esto sí va a ayudar mucho a muchas familias pobres a mejorar sus condiciones de vida, porque a quienes se les está entregando son personas que viven en casitas humildes con láminas de zinc deterioradas y que se les pasa el agua”, expresó Juana Mairena, habitante de La Cruz de Río Grande.

Leonardo Velázquez Obando, poblador de El Tortuguero dijo sentirse agradecido con el Gobierno por el apoyo que están recibiendo todas las familias, incluyendo la suya, para reemplazar el techo de sus viviendas y de esa manera asegurarse que durante este invierno que ya ha empezado en el Caribe Sur, no se les pase el agua y los niños no se les enfermen.

“Es un beneficio para el pobre y yo me siento agradecida con el Gobierno por haberse acordado de este municipio tan alejado y ahora con estas diez laminas voy a mejorar el techo de mi cuarto para que no se mojen mis niños ni mojarme yo”, comentó Pastora Sequeira Díaz, pobladora de El Tortuguero.

María Melania López habitante de La Cruz de Río Grande señaló que con las diez láminas de zinc logrará cerrar uno de los cuartos de su vivienda ya que se les hace necesario para vivir y dormir mucho más tranquilos durante los días lluviosos.

“Yo tengo un solarcito y este zinc me va a servir para poder hacer mi casita y vivir más seguros mi esposo, mi niña y yo, me voy a sentir feliz”, declaró Yolanda Cruz.