Las reformas fueron aprobadas este 10 de diciembre, con el objetivo de adaptar la Constitución de la República a los nuevos tiempos políticos y económicos que vive Nicaragua. Desde las 9 de la mañana hasta las 5 de la tarde fueron aprobados los 49 artículos propuestos, mismos que deben ser ratificados en su aprobación en una segunda legislatura a partir del 10 de enero próximos.

Los 63 diputados de la bancada sandinista, más el voto del liberal Wilfredo Navarro permitieron los 64 que aprobaron en lo general las reformas, contra 26 votos de la oposición que desde su presentación se encargaron de rechazarla sin aportar ninguna propuesta de forma y mucho menos de fondo.

Ya quedó aprobado e institucionalizado el modelo de gobierno que se aplica en el país, que se basa en el dialogo y consenso entre gobierno, empresarios y trabajadores. También quedó mejorado que Nicaragua se inspira en valores cristianos, ideales socialistas y prácticas solidarias, como un valor universal, y que reafirma un Estado democrático y social de Derecho, en libertad, justicia, pluralismo político y social.

La constitución también en segunda legislatura establecerá que en las candidaturas a alcaldes, diputados para el parlamento nacional y centroamericano las mujeres y hombres deben ocupar 50 por ciento en partes iguales.

Las reformas establecen que la familia es la prioridad de las políticas del Estado, mientras los alcaldes tendrán un periodo de cinco años.

En el tema de la Defensa Nacional se eliminó el inciso que planteaba que las bases de datos y registros informáticos debían permanecer en el país, igual se aprobó que los miembros del Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional podrán ocupar cargos de forma temporalmente por razones de defensa y solamente en el poder ejecutivo.

También se anexa a la Carta Magna las sentencias de la Corte Internacional de Justicia que restituyen territorios a nuestro país en el mar Caribe.

Sobre la televisión en internet no se tendrá que registrar ante el ente regulador, mientras las telecomunicaciones estarán bajo regulación de Telcor.

Liberales vociferaron hasta caer en el insulto

En el plenario 14 diputados de la bancada PLI-MRS hablaron y hablaron por más de una hora, incluso el legislador Armando Herrera perdió los estribos y utilizó palabras ofensivas contra los legisladores sandinista, una muestra clara que ante la falta de argumentos para un debate de altura, su mejor arma es la confrontación y los insultos.

Tras dejar esparcido todo el veneno en sus curules y votar en contra, cada diputado liberal se marchó del hemiciclo, quedando únicamente Santiago Aburto y Mauricio Montealegre.

A pocos minutos de llegar a las cinco de la tarde se concluyó la aprobación de cada artículo, mismos que contienen los diferentes aportes que dieron todos aquellos sectores que fueron consultados, incluyendo los que brindaron el sector privado, los sindicatos, la Iglesia Católica, sectores evangélicos, las barras de abogados, expertos constitucionalistas, entre otros grupos.

En lo particular los votos de cada artículo era 65 a favor y dos en contra, siendo la bancada sandinista y los legisladores liberales Wilfredo Navarro y Mauricio Montealegre los que apoyaban cada artículo, mientras Aburto y Jorge Castillo Quant daban su voto en contra.

El ex vicepresidente y ahora diputado Jaime Morales Carazo, afirmó en el plenario que las reformas a la Carta Magna son democráticas, promueven el respeto a la empresa privada, los derechos humanos y las libertades ciudadanas. Mientras Wilfredo Navarro que respaldó el dictamen con un voto razonado, manifestó que las reformas recogen el sentir de los nicaragüenses.

“A los hermanos de la bancada de oposición expresaron sus opiniones, son respetables, con toda libertad lo hicieron, pero algunas salpicadas de adjetivos y otras cosas que no son tan apropiadas como cuando se calificó de animales a otros colegas”, criticó Morales.

El coordinador de la bancada del FSLN indicó a periodistas que tras ser aprobada las reformas en una segunda legislatura, necesariamente tienen que reformar otras leyes como la electoral, la de municipios y crear una nueva ley de justicia constitucional, una de procedimiento administrativo y otra que promueva lo contencioso administrativo. Este martes se aprobaron 49 artículos, de los cuales 45 son cambios en la Carta Magna y los otros cuatro son transitorios.

FSLN implantó la democracia en Nicaragua

Castro indicó en el plenario que el Frente Sandinista es el partido que implantó la democracia en Nicaragua, al realizar las primeras elecciones libres en 1984 y que después ratificó sus valores democráticos cuando perdió los comicios en las elecciones de 1990.

“El FSLN implanta la democracia en Nicaragua, democracia que se abre soportada y sustentada en los hombros de miles de miles de mártires y héroes en este país, democracia que se aplica en 1984 cuando por primera vez en la historia se abre a una elección con participación plural de partidos políticos, democracia que se va avanzando y consolidando en 1990 cuando por primera vez se cambia el gobierno de turno por los votos y cuando por primera vez un presidente en Nicaragua en base a los votos y a la democracia pretende su reelección y el pueblo le dice no y entrega el gobierno, ese es el FSLN, el que instala la democracia”, dijo Castro.

La diputado Alba Palacios reiteró que la propuesta original sufrió cambios “en su gran mayoría los planteamientos fueron retomados, por tanto el texto original fue modificado, no es el mismo texto que entró el mismo texto que está saliendo”.

En tanto el legislador Walmaro Gutiérrez indicó que el modelo de diálogo y consenso ha permitido que la economía nacional tenga cifras positivas en los últimos años, por tanto se hace necesario institucionalizarlo en la Carta Magna.

“El objetivo de perseguir el crecimiento económico es el combate a la pobreza, ese es el verdadero objetivo de perseguir el crecimiento anhelados por [email protected] los nicaragüenses, por eso esa práctica que se ha estado desarrollando con el gobierno del presidente Daniel Ortega de convocar para la conducción económica de este país al sector privado y a los trabajadores, ya deja de ser una política de gobierno y se convierte en una política de estado con rango constitucional”, finalizó diciendo Gutiérrez.

Una vez aprobada las reformas en primera legislatura, este proyecto tendrá que ser ratificado en una segunda legislatura, periodo en el cual se le pueden hacer otros cambios al proyecto.