Con el objetivo de desarrollar acciones de protección a la población, fortalecer sus conocimientos, habilidades y destrezas ante la presencia de un siniestro, la Defensa Civil, los Gabinetes de la Familia Comunidad y Vida, Cruz Roja Nicaragüense y vecinos del barrio Monseñor Lezcano en el distrito dos, protagonizaron un simulacro de sismo con una magnitud de 6.2 en la escala de Richter, el cual contó con tres escenarios: la organización de la población, el área de rescate y salvamento y la asistencia médica en los albergues.

Al sonido de las sirenas, los vecinos del lugar salieron a las calles a presenciar cada una de las acciones realizadas por quienes protagonizaron el suceso, el cual dejó como resultado tres personas fallecidas y varios lesionados, así como viviendas destruidas, árboles caídos y mucho caos en el sitio.

Para quienes participaron de este simulacro, la iniciativa del gobierno y las instituciones involucradas les permite estar preparados para ante un sismo de gran magnitud, además afirmaron que las capitaciones que han recibido por parte de la Defensa Civil han sido de mucha utilidad para el reforzamiento de sus conocimientos.

“Este tipo de actividades son importantes porque de esta manera nos estamos preparando ante un posible sismo porque no estamos salvos de volver a vivir una situación como la de 1972 y es necesario que nosotros sepamos qué hacer y cómo actuar de manera adecuada en una situación de esa” manifestó Xiomara López.

“Este simulacro me hace recordar todo lo que viví en el terremoto de 1972 y la verdad es que para ese entonces no teníamos ni idea de cómo teníamos que actuar, sin embargo ahora ya conocemos algunas de las rutas de evacuación y de las formas adecuadas de auto evacuación ya que hemos recibido capacitaciones muy enriquecedora en estos temas” añadió Maritza Adams.

Por su parte el Mayor Carlos Cáceres destacó la importante participación de la ciudadanía sobre todo en las áreas y sectores vulnerables, donde se encuentra una considerable cantidad de fallas sísmicas como es el caso del barrio Monseñor Lezcano.

“El propósito es que la población logre apropiarse de esa herramienta de rescate y la habilidad de proteger a sus familiares y vecinos, además la población debe tomar en cuenta que existe un órgano de dirección y comité de dirección en el barrio, hemos venido trabajando en procesos de capacitación y estamos convencidos de que los barrios se han apropiado de estas destrezas creadas” manifestó.

Hasta el momento en el distrito dos se han efectuado 16 simulacros de terremoto, tomando en cuenta que este sector es vulnerable ante estas situaciones, para ello han capacitado y ejercitado a la población para que al momento de un siniestro se encuentren en condiciones aptas para actuar de manera acertada.