De exitoso fue catalogado el Plan Pólvora ejecutado por el Ministerio de Salud durante las festividades de la Gritería, en el cual no se reportó ningún paciente afectado por quemaduras graves en los días 7 y 8 de diciembre, lo cual demuestra la efectividad del trabajo preventivo que se ha venido realizando a través de una campaña en la que los padres de familia han desarrollado un buen rol con respecto al cuido de sus niños y la adecuada manipulación de la pólvora.

Con relación al año pasado, los índices de afectados se han reducido en gran manera, tomando en cuenta que hasta la fecha únicamente hay un registro de 7 afectados por quemaduras a diferencia del 2012 que hubo un repunte de 29 pacientes.

“De los siete casos acumulados que tenemos en lo que va del años hay dos de la capital, tres en León, uno en Nueva Segovia y uno en Masaya, en comparación al año pasado con relación a este mismo período, lo cual demuestra que las recomendaciones que le hemos brindado a la población han sido acatadas, sin embargo siempre estamos haciéndole el llamado a todos a que tengan sumo cuidado con los niños siendo ellos los más vulnerables” manifestó el doctor Carlos Sáenz, del Silais Managua.

Los pacientes ingresados a las salas de quemados del Hospital de Referencia Nacional Fernando Vélez Paíz no presentaban quemaduras de gran consideración por tal razón fueron dados de alta con prontitud, sin embargo el director de dicho centro asistencial, doctor Noel Larios felicitó a la población por sumarse a este gran esfuerzo.

“La población está tomando en cuenta todas las medidas de prevención que hemos emitido y eso ha permitido que los reportes de afectados por quemaduras sean menores, con respecto a los dos días de celebración de la Purísima solo ingresaron a nuestras salas dos pacientitos con quemaduras leves, lo que fue tratado en la emergencia aplicándole tratamiento ambulatorio” exteriorizó.

Así mismo, los médicos nuevamente hicieron el llamado a la población a continuar poniendo en práctica las recomendaciones brindadas como son, evitar que los menores jueguen con pólvora, alejarlos de los espacios donde se manipulan sustancias calientes, tener las medidas de seguridad necesarias a la hora de adquirir fuegos artificiales y colocarlos en lugares seguros.