García-Margallo se ha expresado en estos términos durante su comparecencia en la Comisión de Asuntos Iberoamericanos del Senado, donde ha explicado las líneas generales de su Departamento.

El ministro ha dicho que los problemas que puedan surgir con estos países se resolverán con "fraternidad, diálogo y respeto".

El ministro ha precisado también que a unos partidos en España les gusta más el modelo de Chile, Colombia y Perú, mientras que otros defienden el de Bolivia, Ecuador, Venezuela y Cuba.

"Si el mundo ha cambiado, las relaciones entre Iberoamérica y Europa más", ha opinado García-Margallo, quien ha dicho que estos vínculos tienen que cambiar "necesariamente" en una situación en la que los países de esta zona están creciendo con tasas superiores a las de las naciones europeas.

"En ese nuevo contexto, las relaciones con Iberoamérica se tratarán por España como unas relaciones de familia. Como en cualquier caso, a cada uno de nosotros hay hermanos que nos gustan más y hermanos que nos gustan menos", ha afirmado ante la Comisión.