Los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y de Brasil, Dilma Rousseff, hablarán por Latinoamérica y el Caribe en el homenaje póstumo al líder sudafricano Nelson Mandela, al que asistirán unas 90 delegaciones foráneas, se anunció hoy.

Organizadores del memorial que se prepara para este martes en honor al primer presidente negro de Sudáfrica, fallecido el 5 de diciembre, divulgaron la lista de oradores en la cual aparecen sólo la mandataria suramericana y su par antillano por América Latina y el Caribe.

El oficio fúnebre, previsto para que dure cuatro horas en el estadio FNB de Soccer City, empezará a las 11:00, hora local, (13:00 GMT) y contará con decenas de jefes de Estado, de Gobierno, líderes mundiales y regionales, pero únicamente intervendrán seis mandatarios.

Rousseff estará antecedida del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y después de ella hablarán el vicepresidente de China, Li Yuanchao, y los gobernantes de Namibia y la India, Hifikepunye Pohamba y Pranab Mukherjee, respectivamente, tras lo cual lo hará Raúl Castro.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y la presidenta de la Comisión de la Unión Africana, la sudafricana Nkosazana Dlamini Zuma, tendrán su turno en la tribuna seguidos de las palabras de tributo de Andrew Mlangeni y el General Thanduxolo Mandela.

Mlangeni se pronunciará en calidad de amigo de la familia y Mandela lo hará a nombre de la extensa parentela del Premio Nobel de la Paz 1993, cuyo deceso ha conmocionado a todo el mundo, en particular a los sudafricanos que afectuosamente lo llamaban "Tata Madiba".

También hablarán cuatro nietos del hombre que lideró la lucha para desmantelar el sistema de segregación racial (apartheid) en Sudáfrica y que ocupó la primera magistratura de esta nación austral.

Los jefes de Estado de Venezuela, Nicolás Maduro; de México, Enrique Peña Nieto; de Guyana, Donald Ramotar, y la primera ministra de Jamaica, Portia Simpson Miller, también destacan entre los latinoamericanos y caribeños que rendirán aquí honores a Mandela.

El príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, igualmente asistirán a las honras a las que ya confirmaron más de 30 personalidades africanas y más de una veintena de líderes europeos y asiáticos.

Jacob Zuma, presidente de la también llamada Nación Arcoiris, tendrá a su cargo las palabras de cierre y agradecimiento del servicio fúnebre que dirá adiós a quien es considerado "Padre de la reconciliación sudafricana".