El Senado uruguayo podría aprobar este martes el proyecto de ley que habilitará al Gobierno para regularizar el mercado legal de marihuana, tal y como lo respaldó la Cámara de Diputados del país, pese a los temores y advertencias de educadores, psiquiatras y farmacéuticos respecto a las consecuencias de la legalización.

De aprobarse la normativa, Uruguay se convertiría en el primer país en regular el mercado de marihuana, desde que es producida hasta su comercio internacional. El presidente de la nación suramericana, José “Pepe” Mujica ha reiterado que el objetivo de este “experimento legislativo” no es impulsar a la gente al consumo de esta droga sino “quitarle al mercado de cannabis al narcotráfico”, pues asegura que "esto es una plaga, como el cigarro que es una plaga", aclaró el dignatario uruguayo.

La legalización del proyecto de ley ha sido objeto de críticas y sugerencias de varios sectores sociales debido a los efectos que acarrea la regulación. Los educadores han pronosticado que ello traerá fracasos en las escuelas. Nestór Pereira, delegado docente de la Administración Nacional de Educación Pública dijo ante la Comisión que “el impacto de la marihuana en el aprendizaje y la conducta de los jóvenes es bien conocido y se lo relaciona con el fracaso escolar, los problemas de conducta y síntomas depresivos".

Mientras los psiquiatras estiman un crecimiento en casos de conflicto social. "Nos sigue preocupando el descenso significativo en la percepción de riesgo vinculado a la marihuana.En ese sentido, una ley que pretenda regularizar su consumo puede dar la impresión de que se trata de una droga inocua", precisaron en un comunicado.

Los farmacéuticos opinan que venderán cigarrillos de marihuana como cualquier otra droga controlada, pero las advertencias no impedirán al ejecutivo llevar la norma hasta el Senado para su sanción, luego de que en la Cámara baja fuera respalda por pocos parlamentarios.

En este sentido, el diputado socialista Julio Bango, uno de los redactores de la ley, defendió el proyecto, y reafirmó que "no es una ley para liberalizar el consumo de marihuana, sino para regularlo. Hoy hay un mercado dominado por el narcotráfico. Nosotros queremos que lo domine el Estado. El proyecto incluye medidas preventivas y de comunicación para disminuir el consumo problemático de marihuana", dijo Bango.

Por otra parte, las quejas de las asociaciones farmacéuticas fueron respondidas por el presidente de la Junta Nacional de Drogas, Julio Calzada, quién señaló que vender cannabis no será obligatorio sino opcional para los comercios interesados.

Además el dignatario uruguayo ha reafirmado que su equipo de Gobierno trabajará en la recesión del verano para precisar el texto en la medida de lo posible, "habrá mucho para discutir y mucho para trabajar. Vamos a pasar un verano laborando (trabajando). No hay nada maravilloso en eso", dijo el presidente.

Asimismo, reiteró nuevamente que no existirá posibilidad de que entre países se establezca una relación turística de cannabis, pues se regulará también el comercio de la droga.

Por tal motivo, el pasado viernes el gobierno uruguayo lanzó este viernes una campaña publicitaria a nivel nacional para advertir a sus ciudadanos sobre los peligros de fumar marihuana.