Más de 26 mil propietarios y conductores de caponeras originales y adaptadas participaron en 47 reuniones, 88 encuentros y 203 seminarios dentro de la labor que llevan a cabo tres instituciones públicas para ordenar a ese tipo de vehículos.

Así lo informó este viernes el inspector general de la Policía Nacional, Comisionado General Jaime Vanegas, al presentar un informe sobre los trabajos que se llevan a cabo con ese sector del transporte.

El informe sobre los avances para la circulación segura de conductores y pasajeros de las caponeras correspondió al período del 16 al 21 de marzo, donde también viene trabajado Irtramma y las alcaldías municipales de Nicaragua.

Los temas abordados en los encuentros con propietarios y conductores de las caponeras fueron recomendaciones generales para la circulación segura de estos medios de transporte.

Al mismo tiempo se les dio a conocer las penalidades establecidas en la Ley No. 431 (administrativas, penales y civiles). También los “caponeros” conocieron las disposiciones sobre la prestación del servicio que deben seguir según el IRTRAMMA.

Con respecto a la supervisión operativa, la institución policial ha inventariado 26,015 unidades en 102 corredores del país. Se inspeccionaron 303 caponeras verificando los documentos de las unidades y sus conductores.

Se realizaron 35 renovaciones de permisos de caponeras, 15 solicitudes de cambio de unidades dañadas por unidades nuevas y la suspensión de 5 permisos de operaciones por incurrir en faltas graves a la ley 524.

En el período analizado por la institución policial ocurrieron 12 accidentes de tránsito con daños materiales en las que se vieron involucradas caponeras.

Con respecto a las medidas coercitivas, el inspector general de la institución policial dijo que se aplicaron 237 multas y 22 unidades fueron trasladadas al depósito de IRTRAMMA.

Las multas fueron por servicio ilegal o no portar ningún documento, por circular fuera de su corredor, por permiso de operaciones vencidos, por alteración y modificación de las unidades y por aliento alcohólico, exceso de pasajeros.

Recomendó a los conductores de las caponeras a no exceder los límites de velocidad, a no conducir en estado de ebriedad, a ser respetuoso de las señales de tránsito y utilizar la cortesía y amabilidad.