15 mar 2024

Nueva York, 15 de marzo de 2024 -- Moody's Ratings (Moody's) ha mejorado hoy las calificaciones de emisor en moneda local y extranjera a largo plazo del Gobierno de Nicaragua a B2 desde B3. La perspectiva se mantiene estable.

La mejora de la calificación de Nicaragua de B3 a B2 refleja la opinión de Moody's de que el perfil crediticio del país se ha fortalecido estructuralmente debido a la acumulación de importantes reservas fiscales y externas por encima de las expectativas previas de Moody's, como resultado de los esfuerzos concertados de las autoridades para mitigar los desafíos de las sanciones internacionales. Aunque las sanciones limitan las opciones de financiación exterior del Estado y plantean riesgos a la baja para la actividad económica en caso de que interrumpan los flujos de inversión, los superávits gemelos de las balanzas fiscal y por cuenta corriente, junto con los esfuerzos para atraer financiación e inversiones chinas, mejoran la resistencia de la economía frente a posibles perturbaciones en comparación con la evaluación anterior de Moody's. El historial de las autoridades, que han sorteado anteriores perturbaciones manteniendo al mismo tiempo una combinación de políticas prudente que ha salvaguardado la estabilidad macroeconómica, respalda esta opinión. La calificación B2 también tiene en cuenta la debilidad de las instituciones y la alta susceptibilidad al riesgo de eventos, en particular al riesgo político.

La perspectiva estable equilibra las tendencias positivas anteriores con los continuos desafíos que podrían pesar sobre el perfil crediticio de Nicaragua más de lo que Moody's asume actualmente, como resultado de los riesgos políticos internos y externos que podrían incluir sanciones más estrictas, y una disminución de la proporción de préstamos altamente concesionales en la deuda pública total que es probable que aumente los costos del servicio de la deuda sobre una base duradera.

El límite máximo de la calificación de Nicaragua en moneda local se ha elevado de B1 a Ba3, mientras que el límite máximo en moneda extranjera se ha elevado de B2 a B1. La brecha de dos escalones entre el techo en moneda local y la calificación soberana refleja una presencia relativamente limitada del gobierno en la economía, una débil previsibilidad y fiabilidad de las instituciones, desequilibrios externos moderados y elevados riesgos políticos internos. La diferencia de un punto entre el límite máximo en moneda extranjera y el límite máximo en moneda local refleja el nivel moderado de endeudamiento exterior de la economía, una cuenta de capital relativamente abierta y un nivel moderado de eficacia política.

JUSTIFICACIÓN DE LAS CALIFICACIONES

JUSTIFICACIÓN DE LA SUBIDA DE LA CALIFICACIÓN A B2

EL AUMENTO SUSTANCIAL DE LOS COLCHONES FISCALES REFUERZA EL PERFIL CREDITICIO

Un cambio hacia superávits fiscales desde 2022 ha llevado a una acumulación sustancial de activos líquidos depositados en el banco central. El saldo financiero de las administraciones públicas pasó de un déficit del 1,6% del PIB en 2021 a un superávit del 0,8% en 2022 debido a un aumento de los ingresos tributarios que refleja los efectos en curso de la reforma fiscal de 2019 y una moderación en los salarios públicos y el gasto social, a pesar de un aumento temporal de los subsidios debido al choque inflacionista. Moody's estima que el superávit se amplió al 1,5% del PIB en 2023, lo que permitió al Estado acumular el 10,2% del PIB en depósitos en el banco central en octubre de 2023. Moody's prevé un pequeño superávit fiscal de alrededor del 0,1% del PIB a nivel de las administraciones públicas en 2024, con la posibilidad de resultados más sólidos dado que las autoridades están promulgando de nuevo medidas para reducir el gasto.

La deuda del gobierno general se situó en el 45% del PIB en 2022 y Moody's estima que disminuyó al 42,4% del PIB en 2023. La deuda de Nicaragua sigue siendo más baja que la de la mayoría de sus pares con calificación 'B', a pesar de enfrentar múltiples choques consecutivos, incluidas las protestas generalizadas en 2018-19 que paralizaron la actividad económica y la pandemia de 2020. Moody's pronostica que la deuda del gobierno general de Nicaragua continuará disminuyendo gradualmente, alcanzando el 41,2% del PIB a fines de 2024 y disminuyendo al 40,7% en 2025. Es probable una mayor acumulación de depósitos del gobierno en el banco central, sobre la base de las expectativas presupuestarias ampliamente equilibradas mencionadas anteriormente que permiten una acumulación de liquidez a medida que vencen las amortizaciones y se renueva la deuda (la amortización de la deuda externa e interna será en promedio del 3% del PIB por año en los próximos años).

La acumulación de reservas fiscales y los buenos resultados presupuestarios limitan la dependencia del Estado de los préstamos de los bancos multilaterales de desarrollo para cubrir sus necesidades de financiación. Esto es especialmente importante para la solvencia del Estado en el contexto de las sanciones vigentes, que podrían interrumpir los flujos financieros y comerciales. Hasta 2023, el flujo neto de fondos de las principales instituciones multilaterales ha seguido siendo positivo, de modo que el saldo de la deuda pendiente con todos los bancos multilaterales de desarrollo ha seguido aumentando, aunque a un ritmo más lento. Aunque el acceso al crédito oficial externo hasta ahora no se ha visto limitado materialmente por la Ley Nicaragüense de Condicionalidad de las Inversiones (NICA) y la Ley Renacer, EE.UU. ha aumentado el número de personas sancionadas en Nicaragua y ha endurecido la aplicación de las sanciones existentes. Sin embargo, Moody's estima que en un escenario negativo en el que los flujos de financiación a Nicaragua sedetuvieran por completo, las actuales reservas fiscales cubrirían las necesidades brutas de financiación del país hasta 2026.

LA ACUMULACIÓN DE RESERVAS DE DIVISAS Y LOS ESFUERZOS POR DIVERSIFICAR

LOS VÍNCULOS COMERCIALES INTERNACIONALES TAMBIÉN CONTRIBUYEN A MITIGAR LOS RIESGOS POTENCIALES

Tras la recuperación posterior a la pandemia en 2021, cuando el PIB real repuntó un 10,3%, la economía ha seguido creciendo en el rango del 3,5%-4%, por encima de las estimaciones iniciales de Moody's del 2%-3%, apoyada por un aumento sustancial de las remesas, que se han más que duplicado desde 2021. El crecimiento de las remesas se desaceleró a un todavía alto 45% a finales de 2023 desde un máximo del 62%, y el nivel de remesas alcanzó el 27% del PIB desde menos del 13% en 2018. Las grandes entradas de remesas han provocado un cambio estructural en la balanza por cuenta corriente. Las entradas de divisas procedentes de las remesas han devuelto el superávit a la balanza por cuenta corriente, mientras que las entradas sostenidas de inversión extranjera directa (IED) han contribuido a una rápida acumulación de reservas internacionales brutas por encima de las previsiones anteriores de Moody's, de modo que es probable que el colchón de reservas externas alcance el 30% del PIB a finales de 2024. El colchón de reservas internacionales, combinado con el colchón de reservas fiscales, contribuye a mitigar los riesgos de posibles perturbaciones, al tiempo que otorga a las autoridades un alto nivel de flexibilidad política.

Además, las autoridades han seguido esforzándose por diversificar los vínculos comerciales internacionales mediante la firma y aplicación de múltiples acuerdos de libre comercio (ALC), incluido un reciente ALC con China que entró en vigor en Enero de 2024. Este último acuerdo tiene el potencial de impulsar los flujos de inversión y alterar favorablemente la estructura de los mercados de exportación de Nicaragua hacia otra gran economía con amplia demanda de sus productos de exportación, haciendo más probable que la economía se mantenga resistente a posibles interrupciones en los flujos comerciales y financieros de los países occidentales. Aproximadamente la mitad de las exportaciones de Nicaraguase envían actualmente a EE.UU. y alrededor del 25% a Centroamérica, Panamá y la República Dominicana, todos cubiertos por los TLC firmados en 2004.

LOS RETOS CREDITICIOS SIGUEN LIMITANDO LA CALIFICACIÓN

La calificación B2 también tiene en cuenta la debilidad de las instituciones y la alta susceptibilidad al riesgo de eventos, en particular al riesgo político.

Nicaragua puntúa por debajo de la mediana de los soberanos con calificación B en todas las categorías de los Indicadores Mundiales de Gobernanza, excepto en estabilidad política que se está recuperando tras las protestas de 2018-19. Una debilidad particular del perfil institucional de Nicaragua involucra el estado de derecho y el control de la corrupción, donde se ubica entre los más bajos de los soberanos calificados por Moody's. La falta de un sistema creíble de contrapesos y controles políticos que fomente el debate político y obstaculice la voz y la rendición de cuentas, y una percepción disminuida de que las instituciones del país defienden el respeto de los contratos y la propiedad privada y otorgan seguridad a la inversión, pesan sobre las instituciones y la fortaleza de la gobernanza de Nicaragua.

La elevada susceptibilidad del soberano al riesgo de eventos es un reflejo de los persistentes riesgos políticos internos y de la continua amenaza de sanciones más estrictas que podrían detener el flujo de capitales hacia y desde Nicaragua. Aunque la acumulación de grandes reservas mitiga parcialmente este riesgo, no lo compensa totalmente, lo que limita el perfil crediticio de Nicaragua. Los bajos niveles de renta y la pequeña escala de la economía también limitan la fortaleza económica del soberano, a pesar de la mejora de las perspectivas de crecimiento.

JUSTIFICACIÓN DE LA PERSPECTIVA ESTABLE

La perspectiva estable refleja la opinión de Moody's de que los riesgos al alza y a la baja para el perfil crediticio de Nicaragua se mantienen equilibrados. La fuerte capacidad de ajuste del soberano continuará guiando la prudente política fiscal que ha llevado a la acumulación de los considerables colchones y el cambio estructural hacia unas finanzas externas y públicas más sólidas. Estas mejoras contribuirán a mitigar los efectos de posibles perturbaciones futuras. No obstante, las tensiones políticas internas y externas aumentan el riesgo de que se impongan sanciones más severas al país, que podrían poner en peligro los flujos comerciales y financieros y provocar perturbaciones económicas que reducirían las reservas existentes. Aunque es probable que el país comience a diversificar sus vínculos comerciales internacionales, el proceso será gradual.

CONSIDERACIONES MEDIOAMBIENTALES, SOCIALES Y DE GOBERNANZA

La Puntuación de Impacto Crediticio CIS-4 ESG de Nicaragua refleja riesgos sociales y de gobernanza como resultado de las persistentes tensiones sociales dentro del país y la debilidad de las instituciones políticas, a pesar de la capacidad de las autoridades para responder a las perturbaciones. Los riesgos medioambientales también pesan sobre la calificación de Nicaragua.

La exposición de Nicaragua a los riesgos medioambientales (E-4) se deriva de los riesgos del clima físico, la gestión del agua y el capital natural. La geografía de Nicaragua está dominada por una región conocida como el Corredor Seco, caracterizada por sequías recurrentes y fuertes precipitaciones que provocan inundaciones y deslizamientos de tierra o, en períodos secos, incendios forestales. El aumento constante de la frecuencia y la gravedad de la sequía y otras perturbaciones relacionadas con el clima suponen una amenaza moderada para el sector agrícola de Nicaragua, que emplea a casi el 30% de la población del país y representa alrededor del 15% del PIB.

La puntuación del perfil de emisor social S-4 de Nicaragua refleja su exposición a diversos riesgos sociales, como el trabajo y los ingresos, la educación, la vivienda, la salud y la seguridad y el acceso a los servicios básicos. Las consideraciones sociales han desempeñado un papel en el aumento del riesgo político en el país. Si bien Nicaragua no experimenta violencia relacionada con pandillas como otros vecinos de la región, la política interna del país se vio envuelta en una conflagración política nacional en 2018-19 tras el intento del gobierno de reformar el sistema de pensiones en abril de 2018, con protestas violentas que interrumpieron la actividad económica.

Aunque las protestas han cesado, persisten las tensiones sociopolíticas.

La puntuación del perfil de gobernanza de Nicaragua en el G-4 refleja los retos a los que se enfrenta el país en relación con la debilidad del Estado de Derecho y el control de la corrupción, problemas que esperamos persistan a medio plazo. Estos desafíos contrarrestan con creces los beneficios de más de una década de prudente política monetaria y fiscal, que se cultivó en parte a través de sólidas relaciones con el FMI y los acreedores multilaterales.

PIB per cápita (base PPA, US$): 7.229 (2022) (también conocido como Renta Per Cápita) Crecimiento real del PIB (variación en %): 3,8% (2022) (también conocido como Crecimiento del PIB)Tasa de inflación (IPC, variación en % Dic/Dic): 11.6% (2022)

Saldo Financiero/PIB del Gob. Gen: 0,8% (2022) (también conocido como Saldo Fiscal) Saldo Cuenta Corriente/PIB: -1,6% (2022) (también conocido como Saldo Exterior) Deuda externa/PIB: 90% (2022)

Resistencia económica: b1

Historial de impagos: Desde 1983 se ha registrado al menos un impago (de bonos y/o préstamos).

El 12 de marzo de 2024, se convocó un comité de calificación para debatir la calificación de Nicaragua, Gobierno de. Los principales puntos planteados durante la discusión fueron: Los fundamentos económicos del emisor, incluyendo su fortaleza económica, han aumentado materialmente. La solidez institucional y de gobierno del emisor ha aumentado sustancialmente. La solidez fiscal o financiera del emisor, incluido su perfil de deuda, ha aumentado sustancialmente. La susceptibilidad del emisor a los riesgos de eventos no ha cambiado sustancialmente.

FACTORES QUE PODRÍAN DAR LUGAR A UNA SUBIDA O BAJADA DE LAS CALIFICACIONES FACTORES QUE PODRÍAN DAR LUGAR A UNA SUBIDA DE LAS CALIFICACIONES

Un levantamiento de las sanciones internacionales que garantice un acceso sostenido a la financiación y a los flujos comerciales, o un aumento continuado de los colchones fiscales y externos y una reducción de la deuda pública que mitiguen aún más el impacto de sanciones potencialmente más estrictas, podrían conducir a una mejora. Los avances en las reformas estructurales que apoyan la fortaleza económica a través de una mejora del clima empresarial y una atenuación de las tensiones políticas internas mejorarían la solvencia del soberano.

FACTORES QUE PODRÍAN DAR LUGAR A UNA REBAJA DE LA CALIFICACIÓN

La presión a la baja sobre el perfil crediticio del soberano surgiría si las métricas fiscales se deterioraran significativamente, revirtiendo el progreso alcanzado en la acumulación de reservas de liquidez. Un período prolongado de débil actividad económica como resultado de tensiones sociales o políticas debilitaría sustancialmente el perfil crediticio de Nicaragua y podría conducir a una rebaja de la calificación.

La principal metodología utilizada en estas calificaciones fue Sovereigns, publicada en noviembre de 2022 y disponible en https://ratings.moodys.com/rmc-documents/395819. También puede consultar la página sobre metodologías de calificación en https://ratings.moodys.com para obtener una copia de esta metodología.

La ponderación de todos los factores de calificación se describe en la metodología utilizada en esta acción de calificación crediticia, si procede.

INFORMACIÓN REGLAMENTARIA

Para una mayor especificación de los principales supuestos de calificación de Moody's y del análisis de sensibilidad, véanse las secciones Supuestos metodológicos y Sensibilidad a los supuestos del formulario de divulgación. Los símbolos y definiciones de calificación de Moody's pueden consultarse en https://ratings.moodys.com/rating-definitions.

En el caso de las calificaciones emitidas sobre un programa, serie, categoría/clase de deuda o valor, este anuncio proporciona determinada información reglamentaria en relación con cada calificación de un bono o pagaré emitido posteriormente de la misma serie, categoría/clase de deuda, valor o en virtud de un programa cuyas calificaciones se deriven exclusivamente de calificaciones existentes de conformidad con las prácticas de calificación de Moody's. Para las calificaciones emitidas sobre un proveedor de apoyo, este anuncio proporciona determinadas divulgaciones reglamentarias en relación con la acción de calificación crediticia sobre el proveedor de apoyo y en relación con cada acción de calificación crediticia particular para los valores que derivan sus calificaciones crediticias de la calificación crediticia del proveedor de apoyo. En el caso de las calificaciones provisionales, el presente anuncio proporciona determinada información reglamentaria en relación con la calificación provisional asignada, y en relación con una calificación definitiva que pueda asignarse con posterioridad a la emisión definitiva de la deuda, en todos los casos en que la estructura y las condiciones de la operación no hayan cambiado antes de la asignación de la calificación definitiva de manera que hubiera afectado a la calificación. Para más información, consulte la página del emisor/de la operación correspondiente en https://ratings.moodys.com.

En el caso de los valores o entidades calificadas afectados que reciban apoyo crediticio directo de la(s) entidad(es) principal(es) de esta acción de calificación crediticia, y cuyas calificaciones puedan cambiar como consecuencia de esta acción de calificación crediticia, las divulgaciones reglamentarias asociadas serán las de la entidad garante. Existen excepciones a este planteamiento para las siguientes divulgaciones, si son aplicables a la jurisdicción: Servicios auxiliares, Divulgación a la entidadcalificada, Divulgación de la entidad calificada.

Las calificaciones se han comunicado a la entidad calificada o a su(s) agente(s) designado(s) y se han emitido sin ninguna modificación derivada de dicha comunicación.

Estas calificaciones son solicitadas. Consulte la Política de designación y asignación de calificaciones crediticias no solicitadas de Moody's, disponible en su sitio web https:/ratings.moodys.com.

La información reglamentaria contenida en este comunicado de prensa se aplica a la calificación crediticia y, en su caso, a la calificación relacionada perspectivas o revisión de la calificación.

La(s) Calificación(es) Crediticia(s) en Escala Global comentada(s) en este Anuncio de Calificación Crediticia ha(n) sido emitida(s) por una de las filiales de Moody' fuera de la UE y del Reino Unido y está(n) aprobada(s) para su uso en la UE y en el Reino Unido de conformidad con el Reglamento ACC de la UE y del Reino Unido.

Por favor, consulte https://ratings.moodys.com para cualquier actualización sobre cambios en el analista principal de calificaciones y en la entidad legal de Moody's que ha emitido la calificación.

Consulte la página del emisor/de la operación en https://ratings.moodys.com para obtener información reglamentaria adicional sobre cada calificación crediticia.

Jaime Reusche
VP - Senior Credit Officer
Sovereign Risk Group
Moody's Investors Service, Inc.
250 Greenwich Street
Nueva York, NY 10007
EE.UU.
PERIODISTAS: 1 212 553 0376
Servicio de atención al cliente: 1 212 553 1653

Mauro Leos
Director General Asociado
Sovereign Risk Group
PERIODISTAS: 1 212 553 0376
Servicio de atención al cliente: 1 212 553 1653

Oficina de estreno:
Moody's Investors Service,
Inc. 250 Greenwich Street Nueva York, NY 10007 EE.UU.
PERIODISTAS: 1 212 553 0376
Servicio de atención al cliente: 1 212 553 1653

2024 Moody's Corporation, Moody's Investors Service, Inc., Moody's Analytics, Inc. y/o sus licenciantes y afiliados (colectivamente, "MOODY'S"). Todos los derechos reservados.

LAS CALIFICACIONES CREDITICIAS EMITIDAS POR LAS FILIALES DE CALIFICACIÓN CREDITICIA DE MOODY'S SON SUS OPINIONES ACTUALES SOBRE EL RIESGO CREDITICIO FUTURO RELATIVO DE ENTIDADES, COMPROMISOS CREDITICIOS O TÍTULOS DE DEUDA O SIMILARES, Y LOS MATERIALES, PRODUCTOS, SERVICIOS E INFORMACIÓN PUBLICADOS POR MOODY'S (COLECTIVAMENTE, "PUBLICACIONES") PUEDEN INCLUIR DICHAS OPINIONES ACTUALES. MOODY'S DEFINE EL RIESGO DE CRÉDITO COMO EL RIESGO DE QUE UNA ENTIDAD NO CUMPLA SUS OBLIGACIONES FINANCIERAS CONTRACTUALES A SU VENCIMIENTO Y CUALQUIER PÉRDIDA FINANCIERA ESTIMADA EN CASO DE IMPAGO O DETERIORO. PARA OBTENER INFORMACIÓN SOBRE LOS TIPOS DE OBLIGACIONES FINANCIERAS CONTRACTUALES A LOS QUE SE REFIEREN LAS CALIFICACIONES CREDITICIAS DE MOODY'S, VÉASE LA PUBLICACIÓN CORRESPONDIENTE DE MOODY'S SOBRE SÍMBOLOS Y DEFINICIONES DE CALIFICACIONES. LAS CALIFICACIONES CREDITICIAS NO CONTEMPLAN NINGÚN OTRO RIESGO, INCLUIDOS, ENTRE OTROS: RIESGODELIQUIDEZ, RIESGO DE VALOR DE MERCADO O VOLATILIDAD DE PRECIOS. LAS CALIFICACIONESCREDITICIAS, LAS EVALUACIONES NO CREDITICIAS ("EVALUACIONES") Y OTRAS OPINIONES INCLUIDAS EN LAS PUBLICACIONES DE MOODY'S NO SON DECLARACIONES DE HECHOS ACTUALES O HISTÓRICOS. LAS PUBLICACIONES DE MOODY'S TAMBIÉN PUEDEN INCLUIR ESTIMACIONES CUANTITATIVAS DEL RIESGO DE CRÉDITO BASADAS EN MODELOS Y OPINIONES O COMENTARIOS RELACIONADOS PUBLICADOS POR MOODY'S ANALYTICS, INC. Y/O SUS FILIALES. LAS CALIFICACIONES CREDITICIAS, EVALUACIONES, OTRAS OPINIONES Y PUBLICACIONES DE MOODY'S NO CONSTITUYEN NI PROPORCIONAN ASESORAMIENTO FINANCIERO O DE INVERSIÓN, Y LAS CALIFICACIONES CREDITICIAS, EVALUACIONES, OTRAS OPINIONES Y PUBLICACIONES DE MOODY'S NO SON NI PROPORCIONAN RECOMENDACIONES PARA COMPRAR, VENDER O MANTENER VALORES CONCRETOS. LAS CALIFICACIONES CREDITICIAS, EVALUACIONES, OTRAS OPINIONES Y PUBLICACIONES DE MOODY'S NO HACEN COMENTARIOS SOBRE LA IDONEIDAD DE UNA INVERSIÓN PARA UN INVERSOR EN PARTICULAR. MOODY'S EMITE SUS CALIFICACIONES CREDITICIAS, EVALUACIONES Y OTRAS OPINIONES Y EDITA SUS PUBLICACIONES CON LA EXPECTATIVA Y EL ENTENDIMIENTO DE QUE CADA INVERSOR, CON EL DEBIDO CUIDADO, REALIZARÁ SU PROPIO ESTUDIO Y EVALUACIÓN DE CADA VALOR QUE ESTÉ CONSIDERANDO COMPRAR, MANTENER O VENDER.

LAS CALIFICACIONES CREDITICIAS, EVALUACIONES, OTRAS OPINIONES Y PUBLICACIONES DE MOODY'S NO ESTÁN DESTINADAS AL USO POR PARTE DE INVERSORES MINORISTAS Y SERÍA IMPRUDENTE E INAPROPIADO QUE ÉSTOS UTILIZARAN LAS CALIFICACIONES CREDITICIAS, EVALUACIONES, OTRAS OPINIONES O PUBLICACIONES DE MOODY'S A LA HORA DE TOMAR UNA DECISIÓN DE INVERSIÓN. EN CASO DE DUDA, PÓNGASE EN CONTACTO CON SU ASESOR FINANCIERO U OTRO ASESOR PROFESIONAL.

TODA LA INFORMACIÓN CONTENIDA EN ESTE DOCUMENTO ESTÁ PROTEGIDA POR LA LEY, INCLUYENDO, PERO NO LIMITADO A, LA LEY DE DERECHOS DE AUTOR, Y NINGUNA DE DICHA INFORMACIÓN PUEDE SER COPIADA O REPRODUCIDA, REENVASADA, TRANSMITIDA, TRANSFERIDA,DIFUNDIDA, REDISTRIBUIDA O REVENDIDA, O ALMACENADA PARA SU USO POSTERIOR PARA CUALQUIER PROPÓSITO, EN SU TOTALIDAD O EN PARTE, EN CUALQUIER FORMA O MANERA O POR CUALQUIER MEDIO, POR CUALQUIER PERSONA SIN EL CONSENTIMIENTO PREVIO POR ESCRITO DE MOODY.

LAS CALIFICACIONES CREDITICIAS, EVALUACIONES, OTRAS OPINIONES Y PUBLICACIONES DE MOODY'S NO SON DESTINADOS A SER UTILIZADOS POR CUALQUIER PERSONA COMO ÍNDICE DE REFERENCIA, TAL COMO SE DEFINE ESTE TÉRMINO A EFECTOS REGLAMENTARIOS, Y NO DEBEN UTILIZARSE DE NINGUNA MANERA QUE PUEDA DAR LUGAR A QUE SE CONSIDEREN ÍNDICES DE REFERENCIA.

Toda la información aquí contenida ha sido obtenida por MOODY'S de fuentes que considera exactas y fiables. No obstante, debido a la posibilidad de errores humanos o mecánicos, así como a otros factores, toda la información aquí contenida se proporciona "TAL CUAL", sin garantía de ningún tipo. MOODY'S adopta todas las medidas necesarias para que la información que utiliza a la hora de asignar una calificación crediticia sea de suficiente calidad y provenga de fuentes que MOODY'S considera fiables, incluidas, cuando procede, fuentes independientes de terceros. Sin embargo, MOODY'S no es un auditor y no puede en todos los casos verificar o validar de forma independiente la información recibida en el proceso de calificación crediticia o en la preparación de sus Publicaciones.

En la medida en que la ley lo permita, MOODY'S y sus consejeros, directivos, empleados, agentes, representantes, licenciantes y proveedores declinan toda responsabilidad frente a cualquier persona o entidad por cualquier pérdida o daño indirecto, especial, consecuencial o fortuito que se derive de o esté relacionado con la información contenida en el presente documento o con el uso o la imposibilidad de uso de dicha información, incluso en el caso de que MOODY'S o cualquiera de sus consejeros, directivos, empleados, agentes, representantes, licenciantes o proveedores hayan sido advertidos con antelación de la posibilidad de que se produzcan dichas pérdidas o daños, incluidos, entre otros, los siguientes (a) cualquier pérdida de beneficios presentes o futuros o (b) cualquier pérdida o daño que surja cuando el instrumento financiero pertinente no sea objeto de una calificación crediticia concreta asignada por MOODY'S.

En la medida en que la ley lo permita, MOODY'S y sus consejeros, directivos, empleados, agentes, representantes, licenciantes y proveedores declinan toda responsabilidad por pérdidas o daños directos o compensatorios causados a cualquier persona o entidad, incluidos, a título meramente enunciativo y no limitativo, los ocasionados por negligencia (pero excluidos el fraude, la conducta dolosa o cualquier otro tipo de responsabilidad que, para evitar cualquier duda, la ley no permita excluir) por parte de MOODY'S o de cualquiera de sus consejeros, directivos, empleados, agentes, representantes, licenciantes y proveedores, para evitar cualquier duda, por ley no puede ser excluida) por parte de, o cualquier contingencia dentro o fuera del control de, MOODY'S o cualquiera de sus directores, funcionarios, empleados, agentes, representantes, licenciatarios o proveedores, que surja de o en conexión con la información contenida en este documento o el uso o la imposibilidad de utilizar dicha información.

MOODY'S NO OFRECE NINGUNA GARANTÍA, EXPRESA O IMPLÍCITA, EN CUANTO A LA EXACTITUD, PUNTUALIDAD, INTEGRIDAD, COMERCIABILIDAD O IDONEIDAD PARA CUALQUIER PROPÓSITO PARTICULAR DE CUALQUIER CALIFICACIÓN CREDITICIA, EVALUACIÓN, OTRA OPINIÓN O INFORMACIÓN,EN CUALQUIER FORMA O MANERA.

Moody's Investors Service, Inc, una agencia de calificación crediticia subsidiaria de Moody's Corporation ("MCO"), revela por la presente que la mayoría de los emisores de títulos de deuda (incluidos bonos corporativos y municipales, obligaciones, pagarés y papel comercial) y acciones preferentes calificadas por Moody's Investors Service, Inc. han acordado, antes de la asignación de cualquier calificación crediticia, pagar a Moody's Investors Service, Inc. por las opiniones y servicios de calificación crediticia prestados por ésta honorarios que oscilan entre 1.000 y aproximadamente 5.000.000 de dólares. MCO y Moody's Investors Service también mantienen políticas y procedimientos para abordar la independencia de las calificaciones crediticias y los procesos de calificación crediticia de Moody's Investors Service. La información relativa a ciertas afiliaciones que pueden existir entre los directores de MCO y las entidades calificadas, y entre las entidades que poseen calificaciones crediticias de Moody's Investors Service, Inc. y que también han comunicado públicamente a la SEC un participación en MCO superior al 5%, se publica anualmente en www.moodys.com bajo el epígrafe "Investor Relations - Corporate Governance - Director and Shareholder Affiliation Policy".

Condiciones adicionales sólo para Australia: Cualquier publicación en Australia de este documento se realiza en virtud de la Licencia de Servicios Financieros de Australia de la filial de MOODY'S, Moody's Investors Service Pty Limited ABN 61 003 399 657AFSL 336969 y/o Moody's Analytics Australia Pty Ltd ABN 94 105 136 972 AFSL 383569 (según corresponda). Este documento está destinado únicamente a "clientes mayoristas" en el sentido del artículo 761G de la Ley de Sociedades de 2001. Al continuar accediendo a este documento desde Australia, usted declara a MOODY'S que es, o está accediendo al documento como representante de, un "cliente mayorista" y que ni usted ni la entidad a la que representa difundirán directa o indirectamente este documento o su contenido a "clientes minoristas" en el sentido del artículo 761G de la Ley de Sociedades de 2001. La calificación crediticia de MOODY'S es una opinión sobre la solvencia de una obligación de deuda del emisor, no sobre los valores de renta variable del emisor o cualquier forma de valor que esté disponible para los inversores minoristas.

Condiciones adicionales sólo para Japón: Moody's Japan K.K. ("MJKK") es una agencia de calificación crediticia filial al 100% de Moody's Group Japan G.K., propiedad al 100% de Moody's Overseas Holdings Inc., filial al 100% de MCO. Moody's SF Japan K.K. ("MSFJ") es una agencia de calificación crediticia filial al 100% de MJKK. MSFJ no es una Nationally Recognized Statistical Rating Organization ("NRSRO"). Por lo tanto, las calificaciones crediticias asignadas por MSFJ son calificaciones crediticias no NRSRO. Las calificaciones crediticias no NRSRO son asignadas por una entidad que no es una NRSRO y, en consecuencia, la obligación calificada no podrá acogerse a determinados tipos de tratamiento en virtud de la legislación estadounidense. MJKK y MSFJ son agencias de calificación crediticia registradas en la Agencia de Servicios Financieros de Japón y sus números de registro son FSA Commissioner (Ratings) nº 2 y 3, respectivamente.

MJKK o MSFJ (según proceda) revelan por la presente que la mayoría de los emisores de títulos de deuda (incluidos bonos corporativos y municipales, obligaciones, pagarés y papel comercial) y acciones preferentes calificadas por MJKK o MSFJ (según proceda) han acordado, antes de la asignación de cualquier calificación crediticia, pagar a MJKK o MSFJ (según proceda) por los dictámenes y servicios de calificación crediticia prestados por ella honorarios que oscilan entre 100.000 y aproximadamente 550.000.000 JPY.

MJKK y MSFJ también mantienen políticas y procedimientos para cumplir los requisitos normativos japoneses.