Canto, baile, poesía, música y fuegos artificiales fue parte de la demostración cultural de diversos artistas nicaragüenses que le rindieron tributo y honor a la Virgen del Trono en la Basílica Menor de El Viejo la noche del viernes, en las vísperas de conmemoración de los 451 años de su llegada a Nicaragua.

Como una antesala a la celebración de la tradicional Lavada de la Plata, artistas de diferentes géneros musicales se unieron en una colorida serenata a la Inmaculada Concepción de María, entregando sus voces para deleitar a los miles de devotos de la milagrosa imagen que llegó a Nicaragua por el puerto de El Realejo en 1562.

“Es una expresión de la alegría que causa y estoy feliz de estar aquí y compartir mis alegrías con todo el pueblo de Nicaragua”, declaró el Nuncio Apostólico Monseñor Furtunatus Nwachakwu.

El representante de la Santa Sede en Nicaragua afirmó que la música, el baile, la coreografía en la Serenata a la Virgen del Trono es una verdadera demostración de la devoción del pueblo nicaragüense.

El ballet de Ronald Abud Vivas, las voces de Juan Solórzano, Norma Elena Gadea, el Guadalupano, Katia Martínez, Marlito Rocha, el acompañamiento musical de la Camerata Bach y el testimonio y canto de Tony Meléndez fueron los complementos del derroche cultural de la noche que inició con el himno ¡A ti Reyna Gloriosa! y las palabras de bienvenida de Monseñor Rodrigo Urbina.

“Estamos muy contentos de estar participando como Camerata Bach y también con el apoyo de nuestro Gobierno estar transmitiendo para todo el pueblo de Nicaragua desde El Viejo esta hermosa serenata a la Virgen del Trono”, expresó el maestro Ramón Rodríguez, director de la Camerata Bach y del Teatro Nacional Rubén Darío.

Rodríguez afirmó que todos los artistas han estado dando su mejor esfuerzo para festejar a la madre de Jesús, madre y patrona de todos los nicaragüenses y como Teatro Nacional han contribuido en esta serenata que año con año reúne a cientos de miles de devotos de occidente, por lo cual se debe mantener para que la identidad cultural y religiosa siga viva en el pueblo nicaragüense.

“Yo creo que esto es poco para lo que la Patrona de Nicaragua se merece y creo que toda iglesia del país debería celebrar algo así, de modo que esto debería de hacerse siempre por la Patrona, porque ella hace mucho por nosotros a diario y presentar esto no es ni siquiera el 1% de lo que deberíamos darle”, comentó Juan Solórzano.

Uno de los artistas más aplaudidos y conmovedores de la noche fue el nicaragüense residente en Estados Unidos, Tony Meléndez, quien además de brindar su voz al interpretar algunos cantos brindó su testimonio de cómo con la palabra de Dios ha podido salir adelante a pesar de no tener brazos.

“Es algo que no se ve en todo el mundo, es algo especial, lindo y se que la Iglesia tiene sus costumbres pero no se celebra (a la Virgen) como aquí. Muchas gracias por tenerme aquí y darme un recuerdo lindo, porque tengo 52 años y solo he visto como esto dos veces en mi vida aquí en Nicaragua”, manifestó Meléndez.

Familias de El Viejo y de los otros nueve municipios de Chinandega, así como de otros puntos del país se dieron cita la noche del jueves 5 de diciembre en las afueras de la entrada principal del templo para disfrutar del homenaje artístico a la Señora del Trono y acompañarla en los momentos previos a su gran celebración que congrega a miles de nicaragüenses cada año.

“La hemos pasado muy bien, todo está modernizado y como nicaragüense yo me siento alegre de ver como tantos artistas vienen a demostrar su arte y creatividad con la patrona de Nicaragua”, dijo María Luisa Guevara.