Toda su vida la han dedicado a cantarle a la Concepción de María, demostrando de esa manera su devoción y fe, misma que fue transmitida por sus madres y abuelas que las llevaban a las diferentes purísimas que se celebraban en los barrios de León.

Son 11 las mujeres que hoy integran el Coro de Nuestra Señora de La Merced, mujeres en su mayoría de la tercera edad y con mucha trayectoria artística y religiosa que han ganado reputación por interpretar temas propios de León dedicados a la Virgen María.

Juana Miliam Rojas, Martha Lacayo de Gurdián, Teresita Alonso y Dora María Padilla son las voces principales o primeras voces de este coro que desde finales de noviembre de cada año se prepara para asistir a distintas celebraciones marianas para regalar sus voces en la novena a la Purísima Concepción de María.

Doña Juana Rojas inició su vida de cantos y devoción a la Virgen de mano de su mamá Aurora Rojas, asistiendo a todos los eventos religiosos a los que la invitaban, situaciones que aprovecharon para aprenderse los cantos y habiendo pasado a la adolescencia junto a sus tres hermanas siguieron los pasos de su madre cantando a la patrona de Nicaragua.

En su trayecto como cantante Rojas integró diversas agrupaciones musicales bajo la dirección de diferentes maestros del canto, pero siempre destacándose como segunda voz.

Para doña Juana es de mucha satisfacción poder cantarle a María, ya que ella ha dedicado su vida entera a rezarle, a cantarle peticiones de las antiguas que le fueron transmitidas por su mamá.

“Esa es la alegría que a nosotros nos da ahora en diciembre, porque para mí no hay otro honor y alegría que cantarle a María y nosotras andamos donde nos llaman y vamos con mucho gusto”, expresó Rojas.

Martha Lacayo afirmó que es un honor pertenecer a un Coro que le canta la madre de Jesucristo, a la patrona de Nicaragua, y ha aprovechado sus dotes musicales, mismos que vienen de familia para dedicar su vida y su voz a orar con sus cantos.

“Me siento orgullosa de que mi familia se dedica a la música de las tradiciones de Nicaragua, porque mis hermanos tocan en las procesiones de León durante todo el año y en todos los acontecimientos religiosos y nosotras traíamos ese deseo de cantar, de servirle al Señor y a la Santísima Virgen”, comentó Lacayo.

Doña Teresita Alonso es una de las primeras voces del Coro y asegura que desde que tiene uso de razón ha asistido a Purísimas prestando su voz en los cantos, una tradición que le fue inculcada por su mamá que la llevaba a todas las iglesias y celebraciones marianas del país para cantarle a la Virgen.

“Yo me siento muy feliz y contenta de cantarle a la Virgen María, porque yo aprendí a cantarle desde chiquita entonces siento como que estoy platicando con ella (Virgen María) cuando estoy cantando, es mi conversación para pedirle salud y paz”, agregó Alonso.

Dora María Padilla inició su vida de cantos a los 12 años y desde esa fecha ha participado en diferentes grupos de canto con la dirección de grandes maestros que le enseñaron lo necesario para la entonación de los cantos a la Virgen.

“Yo me siento muy contenta de que mi voz sea para cantarle a la Virgen, porque nos llena de mucho gozo poder conversar con ella con el canto”, dijo Padilla.

Aunque los tiempos van cambiando y muy pocas personas contratan a los coros para amenizar sus purísimas, estas 11 mujeres todavía cuentan y disponen de todo el entusiasmo para seguirle cantando a María y esperan conseguir el apoyo necesario para sacar un álbum discográfico de los mejores cantos a las Virgen María propios de las purísimas de León, con el fin de contribuir a conservar los cantos tradicionales.