Un trabajador del área de mantenimiento del hotel La Mansión Teodolinda, de nombre Ernesto Orlando Tijerino Reyes, de unos 40 años, sufrió fuertes quemaduras al ser alcanzado por la explosión de un barril que contenía gases de un líquido inflamable, dio a conocer el comandante de regimiento Salvador Gallo, de la Dirección General de Bomberos (DGB).

En el parqueo del lugar permanecían los restos del barril y las señas de que el fuego que se produjo un poco más allá de la 10 de la mañana, fue apagado con polvo químico por miembros de la Dirección General de Bomberos, entre tanto el trabajador fue enviado a un hospital de Managua.

De acuerdo con el comandante Salvador Gallo, la explosión se produjo debido a que un trabajador del lugar que se encuentra ubicado del Hotel Mansión Teodolinda una cuadra al norte, comenzó a cortar un barril con un sierra circular, cuyas chispas encendieron los gases que contenía el depósito metálico.

Añadió el compañero Gallo que a causa de la explosión se elevó una bola de fuego que afectó al empleado que estaba con una sierra circular cortando el barril, sin embargo señaló que aún no conocen el nivel de las quemaduras con que resultó el trabajador de mantenimiento.

Agregó el jefe bomberil que “es importante que todas las personas que trabajamos en contenedores con líquidos inflamables o que los hayan tenido, tengamos la precaución antes de hacer cualquier trabajo a estos recipientes, se cercioren que los vapores hayan sido totalmente desalojados”.

El comandante Gallo expresó que una forma de desalojar los gases es llenar el recipiente con agua o hacerles lavados con vapor, pero también se debe probar, en todo caso, con un explosímetro para verificar que no hayan vapores inflamables y así proceder a hacer la labor de corte, de soldar o de cualquier acto que tenga de por medio una fuente de calor.

Comandante Gallo da recomendaciones

Dijo el comandante de regimiento que al entrar en contacto una fuente de calor con una masa de gases, puede producir una explosión como la que evidentemente sucedió en el lugar del accidente.

“Queremos aprovechar para hacer un llamado a todas las familias, a todos los hogares, a todos los lugares donde hay este tipo de productos a tener mucho cuidado de no almacenar líquidos inflamables porque pueden suceder estas situaciones cuando entran en contacto con una fuente de calor”, destacó el jefe de bomberos.

“Los recipientes vacíos son más peligrosos que los llenos, porque cuando están vacíos tienen en ese espacio gases que al entrar en contacto con una fuente de calor pueden explotar”, manifestó el comandante Gallo.

Nivel de riesgos

Gallo recordó que “un litro de combustible almacenado en los hogares, en el lugar de trabajo, constituye un riesgo leve, cuando hay de un litro a cinco galones hablamos de un riesgo medio, cuando hay almacenados más de cinco galones de combustible, es de alto riesgo, por lo tanto estamos expuestos a un gran peligro”.

Por otra parte expresó que es importante tomar precauciones necesarias, no guardar líquidos inflamables y por eso hay que saber la diferencia entre un líquido inflamable y un líquido combustible.

Manifestó que la diferencia entre un liquido inflamable y un líquido combustible tiene que ver con la temperatura a la cual ellos se prenden, todo líquido que a temperaturas mayores de 37.5 grados centígrados se prende, es combustible, pero aquellos que se prende a temperaturas menores de 37.5 grados, son inflamables.

El comandante Gallo expresó que el estallido se dio poco después de las 10 de la mañana y aunque no precisó el contenido del barril que estaba siendo cortado, afirmó que puede haber sido pintura, gasolina o cualquier tipo de líquido inflamable que haya generado bastantes vapores y haya provocado la explosión.