Las Ferias de la Economía Familiar que se realizaron en distintos barrios de la capital este fin de semana, resultaron un éxito para los pequeñ@s comerciantes y productores, a la vez que significan un opción solidaria para las familias que llegan a abastecerse de una amplia gama de productos, principalmente aquellos que dan seguridad alimentaria.

Los tomates, papas, verduras, cebollas y otros productos perecederos constituyen la oferta de los pequeños productores, pero en estas ferias también se puede adquirir vestuario, zapatos, utensilios de cocinas y hasta las bujías ahorrativas a precios populares.

Una de estas ferias se realizó en el barrio Santa Elena ubicado en el sector de la Zona Franca Las Mercedes. Aquí la música fue la principal aliada de unas 30 pequeños comerciantes que vendían alimentos, refrescos, verduras, legumbres, queso y carne.

“Ahora vine a comprar limones, tomates, sandia y los precios los he encontrado baratos, tan bien económicos para las familias, estas ferias comunitarias es una buena opción”, dijo María Elena Díaz.

“Hemos venido desde la comarca San Isidro de la Cruz Verde, trajimos nuestros propios productos y la gente lo está aceptando los precios, estamos en un barrio que está bastante aislado, pero si la gente nos está aceptando y estamos vendiendo”, dijo la productora Margarita Chavarría.

La productora de Ticuantepe Verónica García llevó papaya, piña, bananos, naranja y prácticamente todo lo había vendido todo y prácticamente estaba acomodando la mesa que le proporciona el Ministerio de Economía Familiar.

“Mis productos lo vendí todo, espero que sigan promoviendo estas ferias porque a nosotros nos ayuda a vender a la gente sin necesidad del intermediario”, dijo Verónica.

La compañera Ana María Hernández, coordinadora del Gabinete de la Familia en esta comunidad, dijo que la población está satisfecha de estas ferias, porque lograron adquirir productos de primera necesidad a precios solidarios.

“Nos sentimos agradecidos porque se está apoyando a estas familias pobres y gracias a Dios y a este gobierno que nos trajo esta feria a esta comunidad costera del lago”, citó Hernández.

Y mientas en el barrio Santa Elena los comerciantes declararon estar contentos con los resultados, en el barrio Macarally en el Distrito Cinco, doña Janeth Centeno Flores, propietaria de Creaciones Janeth, aseguró que le fue muy bien, pues muchas familias llegaron a comprarle vestidos para niñas y blusitas.

“Estas ferias han venido a ayudarnos a las economías en nuestros hogares, somos mujeres desempleadas que hemos venido recibiendo el apoyo del gobierno a través del programa Usura Cero y eso hace posible que pueda tener ofertas en ropa para las familias”, comentó Janeth que ha recibido tres créditos del Usura Cero.