En horas de la noche de este sábado arribó a Nicaragua el Cardenal Nicolás López Rodríguez, Arzobispo de Santo Domingo, República Dominicana, delegado del Santo Papa, quien está de visita en el país para celebrar junto al pueblo católico el centenario de fundación de la provincia eclesiástica.

El Cardenal fue recibido por el Presidente de la Comisión de Reconciliación, Paz y Justicia, Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo, lo acompañaron Monseñor Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua; el Nuncio Apostólico, Fortunatus Nwachukwu; y el obispo auxiliar Monseñor Silvio Báez.

Sus primeras palabras en tierras nicaragüenses fueron de agradecimiento por ser enviado por el Sumo Pontífice a celebrar junto al pueblo una fecha tan importante.

“Venir a Nicaragua es siempre un viaje muy interesante, muy bello. Me siento muy contento de que el Santo Padre me haya querido enviar acá, como su representante, para esta celebración de los cien años de la provincia eclesiástica de Nicaragua”.

El arzobispo expresó sentirse feliz de estar en Nicaragua compartiendo con los nicaragüenses este momento tan importante en el que reina la paz y la tranquilidad, además recordó que el Papa San Pio X creó en el año 1913 la provincia eclesiástica de Nicaragua con la capital Managua al frente.

“Yo creo que el mensaje tiene que estar centrado fundamentalmente en el aniversario que se celebra, cien años de una provincia que antes estaba vinculada a Guatemala. Es una iglesia que ha crecido mucho y tienen unos excelentes pastores”.

Por su parte, el Cardenal Miguel Obando y Bravo, manifestó que “el representante del Papa es un cardenal muy activo y muy querido por nosotros, lo hemos conocido en República Dominicana y ama a Nicaragua”.

Al referirse a la visita del representante del Papa Francisco, Su Eminencia destacó el amor que tiene hacia el pueblo nicaragüense, afecto que se verá reflejado durante la homilía del lunes cuando se celebren los cien años.

“Es un hombre que tiene mucha experiencia, conoce muy bien a Latinoamérica, él nos ama y seguramente va a decir la santa misa y va a dirigirnos la palabra”, indicó.