La nueva demanda que introdujo Nicaragua contra Colombia en la Corte Internacional de Justicia, para el experto Mauricio Herdocia es un triunfo procesal, porque permite a nuestras autoridades mantener las puertas abiertas del máximo tribunal y solicitar medidas cautelares para resguardar los derechos que nos otorga la sentencia del 19 de noviembre del 2012.

“Nicaragua ya cumplió con su propósito en el sentido que ha logrado mantener y preservar las puertas abiertas de la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia. El peligro que tenía Nicaragua era que en virtud de que Colombia había denunciado el Pacto de Bogotá en el 2012 con efecto un año después, después del 17 de noviembre del año 2013 ya Nicaragua no iba en principio a poder llevar a Colombia ante la CIJ, de tal manera que lo que Nicaragua logra es una victoria procesal importante al mantener abierta la jurisdicción y las puertas del tribunal internacional”, valoró Herdocia.

Esto permitirá que Nicaragua pueda en cualquier momento solicitar medidas cautelares de inmediata ejecución para preservar los derechos que la sentencia del 19 de noviembre del 2012 le otorga.

“Si se tensionan las cosas puede pedirle a la Corte que Colombia cese de inmediato los actos de hostigamientos por ejemplo contra embarcaciones pesqueras o contra las actividades que realiza la Fuerza Naval. Si eso llegara a ocurrir ya Nicaragua tiene las puertas abiertas para pedir estas medidas cautelares en el marco de la demanda que ha entablado”, explicó.

Colombia se hunde más

Para Herdocia las declaraciones dadas por el comandante de la Armada de Colombia, vicealmirante Hernando Wills y por el propio presidente Juan Manuel Santos, lo que hacen es “hundir más el caso”.

Wills indicó que la Fuerza Naval mantendrá la vigilancia de los intereses colombianos y del mar territorial en el archipiélago de San Andrés, es decir los militares colombianos quieren sostenerse en el desaparecido Meridiano 82 en claro desconocimiento de la CIJ. El mandatario colombiano por su parte calificó de absurda la nueva demanda ante la CIJ.

“Colombia con todo lo que ha venido haciendo está hundiendo su caso, en primer lugar las pruebas que Nicaragua está presentando son contundentes y Colombia sigue agregando nuevas pruebas a la colección documental que ya tiene Nicaragua, por ejemplo lo dicho por el jefe de las fuerzas armadas de Colombia”, refirió Herdocia.

Para el experto lo dicho por Wills y lo expresado por Santos, es una muestra que para Colombia no existe la CIJ y por tanto le importa poco lo que diga el máximo tribunal”.

“Eso significa que para Colombia no existe la CIJ, ni existe la sentencia de la CIJ, cuando el almirante Hernando Wills señala que ellos tienen una presencia en esa zona, que obviamente ha sido reconocida por la Corte como nicaragüense plenamente y en base a un mandato constitucional, es porque estás desconociendo ya en los hechos la sentencia. Cuando la ministra de Relaciones Exteriores María Ángeles Holguín reitera hace dos días que están recurriendo a la Sala Constitucional para que verifique si el fallo guarda conformidad o no con el ordenamiento jurídico interno, está reconociendo que no reconoce la supremacía que tiene una sentencia internacional sobre el derecho domestico”, dijo.

Para Herdocia, estos desatinos de las autoridades colombianas están siendo recogidos por los magistrados de la CIJ y serán tomados en cuenta cuando se resuelva está demanda.

Valoró que Colombia si ha bajado el tono de la argumentaciones jurídicas y “se han relegado a un ámbito más político, seguramente ya los abogados le habrán aconsejado que ese tipo de intervenciones lo único que hacen es abonar al caso de Nicaragua”.

Herdocia sostuvo que con esta demanda Nicaragua avanzó dos pasos, uno porque logró trabar la puerta que abre la jurisdicción de la CIJ y porque preserva la posibilidad de solicitar medidas cautelares en caso de que Colombia suba el tono de sus amenazas.

En relación al ingreso de tropas de Estados Unidos, Federación de Rusia, Cuba, Venezuela, México, Herdocia dijo que esto no debe alarmar a ninguna nación, pues se trata de procedimientos ordinarios entre las relaciones de los países.

“Nicaragua está actuando en el ejercicio de sus derechos soberanos, igual que se han celebrado miles de maniobras militares en países centroamericanos, en países sudamericanos con Estados Unidos y otros países”, señaló.

Manuel Madriz, otro experto en derecho internacional, considera que Nicaragua está recurriendo a las herramientas que le brinda la CIJ y por tanto no puede calificársele de mal vecino, como Colombia lo catalogó hace un par de días.

“No tiene porque causar inconveniente ni molestia a nadie que se plantee una cuestión ante el tribunal correspondiente, en este caso la Corte. Nicaragua está actuando en el marco del Derecho, tiene el derecho de plantearlo”, valoró Colombia.