"Creo que definitivamente ya es hora de que establezcamos relaciones diplomáticas con Cuba y poner fin a nuestro embargo a la venta de bienes y servicios a Cuba, y a comprar (productos) de Cuba", dijo Bingaman en declaraciones a los periodistas.

"Creo que hemos permitido que nuestra política hacia Cuba sea dictada por la comunidad cubanoamericana en este país, en vez de que la dicten los intereses nacionales de nuestro país", agregó Bingaman, presidente del Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado.

Bingaman, que también preside un subcomité sobre comercio internacional, reaccionó así ante la política estadounidense evidenciada una vez más durante la llamada Cumbre de las Américas, en la que EEUU se opuso a la participación de la isla en el encuentro de mandatarios.

"Creo que nosotros somos los que estamos desfasados del resto de las Américas en este asunto, y deberíamos cambiar nuestra política", enfatizó Bingaman.

Aunque Cuba no participó en la reunión de 34 jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre en Cartagena, fue la gran protagonista del cónclave establecido desde 1994.

De hecho, la cumbre no contó con una declaración conjunta final de los participantes por falta de consenso. Estados Unidos y Canadá fueron los únicos países del continente en oponerse a la participación de Cuba en la cumbre.

Bingaman señaló que el asunto de Cuba ha tenido un gran peso en la política nacional durante las últimas cinco décadas y, en ese sentido, sería difícil que, de cara a los comicios generales del próximo 6 de noviembre, el presidente Barack Obama o su eventual rival republicano "tomen una postura que ofenda a la comunidad cubanoamericana en Florida y en Nueva Jersey".

Al igual que otros partidarios del levantamiento del embargo contra Cuba, Bingaman insistió en que, en aras del interés nacional de EEUU, el Gobierno de Washington debe cambiar su política hacia la isla.