Los nicaragüenses nos sentimos agradecidos y admiramos a los miembros de nuestra Policía Nacional, porque tienen una actitud solidaria sirviendo a nuestro pueblo, arriesgando, incluso, su propia vida en el cumplimiento del deber, expresó Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo.

En ocasión a la XVI Graduación de Cadetes de la Policía Nacional, celebrada este viernes desde la Plaza de la Revolución, el Presidente de la Comisión de Reconciliación, Paz y Justicia, felicitó a los 36 graduandos de la Academia Walter Mendoza Martínez, Instituto de Estudios Superiores.

“Felicitamos a los graduandos porque valientemente han escogido una carrera de sacrificio y servicio al prójimo. Hacemos extensivo estas felicitaciones a sus familias y a sus maestros, porque graduarse es un trabajo en equipo”, manifestó Su Eminencia.

El Cardenal de la Paz reiteró que estos jóvenes, que ahora forman parte de las filas de la Policía Nacional, han elegido con valentía y sin egoísmo una vida de entrega y servicio a los demás.

“Han escuchado las enseñanzas de Jesús, maestro por excelencia, que nos dice que en este mundo podemos venir a servir y no a ser servidos. Esta noche, invocamos al Señor para que proteja a todos los miembros de la Policía Nacional; que sea la Luz que guíe sus pasos e infunde el Espíritu Santo para darles la energía necesaria en el cumplimiento de su trabajo”, expresó.

El Cardenal Miguel Obando y Bravo también pidió a la Purísima Concepción de María, Patrona de Nicaragua, para que cubra, proteja y conforte con su manto maternal a cada uno de estos 36 nuevos miembros de la Policía Nacional, quienes ahora fortalecerán el modelo comunitario que impulsa esta institución.