La Primera Comisionada Aminta Granera, Directora General de la Policía Nacional, resaltó el compromiso de servicio a la comunidad con el que fueron formados los 36 cadetes policiales que se graduaron durante una ceremonia presidida por el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra.

Durante el acto oficial de la XVI Graduación de Cadetes y Licenciatura en Ciencias Policiales, Granera explicó que los jóvenes graduados tendrán la oportunidad de ir a las comunidades del territorio nacional donde realizarán la hermosa tarea de servir al pueblo nicaragüense.

Granera indicó que luego de 4 años de estudios en la Academia de Policía Walter Mendoza, “la experiencia vivida ahí les ha reafirmado la importancia del trabajo en equipo, la iniciativa desplegada, la templanza y el espíritu de cuerpo que les permitirá ser lideres que representen el honor, la seguridad y el servicio”.

“Sus maestros se han enfocado en su desarrollo personal y doctrinario, enfatizando en su autonomía intelectual, en su capacidad creativa, reflexiva y en su pensamiento crítico; en el desarrollo de habilidades y destrezas, en la formación de valores cívicos, patrióticos, culturales, éticos, humanísticos y espirituales, que les permitan desarrollar de la mejor forma la función policial”, agregó.

La jefa policial destacó el pensum académico que desarrollaron los cadetes graduados, el cual los capacitó en las especialidades propias de las ciencias policiales como son investigación, criminalista, planificación operativa, inteligencia, contrainteligencia, investigación de drogas, procesamiento, sistema de prevención, búsqueda y captura, y sobre todo en la aplicación en el terreno del modelo policial preventivo, proactivo, comunitario, profundamente enraizado en la persona, en la familia y en la comunidad.

“Todo esto con el objetivo de lograr en cada uno de ustedes, el desarrollo de habilidades especificas que les permitan adaptarse a los cambios del entorno; tomar decisiones racionales, prudentes e informadas; y fortalecer las relaciones interpersonales respetuosas y solidarias entre pares y superiores y subalternos”, expresó.

Además, dijo Granera, esta es la primera promoción que recibe una formación profesional que incluye el curso de intervención policial Dantos, el cual generó habilidades adicionales para la intervención con motocicletas en incidentes de alta peligrosidad, incluyendo el manejo de armas de fuego, maniobras a bordo de la moto y técnicas especiales de intervención para reducir a delincuentes de alta peligrosidad.

La Primera Comisionada, invitó a los graduandos a ser como árboles para desarrollarse en función del fruto que ofrecen. “Igual debe ser con notros, en la vida policial no se trata de obtener éxitos, sino de dar frutos. El éxito lo disfruta uno mismo, los frutos lo disfrutan los demás: la seguridad, el servicio, el bienestar, la tranquilidad de las familias”.

Finalmente Granera agradeció de manera particular el apoyo recibido por los hermanos instructores cubanos, quienes participaron en la preparación profesional de los cadetes.

“Agradecer a los hermanos instructores cubanos, que con la solidaridad que le caracteriza a este pueblo, han transferido con abnegación sus conocimientos y su vasta experiencia a nuestros alumnos”, indicó.