La noche de este 28 de noviembre se dieron por iniciados los festejos de la Novena a la Purísima Concepción de María en la Basílica Menor de El Viejo, sitio desde donde miles de nicaragüenses se congregaron para gritar al unísono ¿Quién Causa Tanta Alegría?.

La feligresía católica, fieles devotos de la Santísima Virgen María entonaron el himno y cantos propios de la Purísima mientras en el altar mayor se develaba la imagen de la Señora del Trono, misma que llegara a Nicaragua hace más de 450 años por el puerto de El Realejo, para luego rendirle tributo con el rezo del Rosario, en vísperas de la celebración mariana de mayor tradición en nuestro país.

“Por eso desde este lugar, donde tiene su trono sensible la patrona de nuestra querida Nicaragua, la Inmaculada Concepción de la casa Sánchez Zepeda y Ahumada, es decir, de Teresa de Jesús hemos venido, estamos ante ella para cantar las glorias de su pureza, de su pulcritud y de su pureza sin par para participar devotamente en los días de este novenario que nos reúne como familia entorno a la madre”, manifestó Monseñor Rodrigo Urbina Vivas, párroco de la Basílica de El Viejo.

El prelado católico agradeció a Dios por permitir que un año más se puedan celebrar los festejos y cantarle glorias a su Inmaculada Madre, cantos que resonarán en cada uno de los rincones de Nicaragua para llevar luz eterna y romper con el pecado.

“Por eso podemos decir que estos días, últimos de noviembre y principios de diciembre esta Nicaragua de una manera excepcional, extraordinaria se confiesa esencialmente mariana, ese grito que nos ha caracterizado juntamente con el ya tradicional ¿Quien Causa Tanta Alegría? La Concepción de María y el María de Nicaragua y Nicaragua de María se vuele realmente en estos días de este solemne novenario algo que se palpa, algo que se busca, algo que verdaderamente nos hace a nosotros vibrar en lo más profundo de nuestro corazón nicaragüense”, expresó Monseñor Urbina.

Festejos deben ser compromiso sólido con María

El párroco de El Viejo aseguró que la celebración a María es verdaderamente la causa de las mejores alegrías del pueblo nicaragüense, pero que esa celebración es también un compromiso de irnos asemejando cada vez más a Jesucristo, de ir haciendo de nuestra vida una verdadera evangelización, una autentica predicación de lo maravilloso, de lo grande que es el Señor.

“Estas celebraciones de la Purísima que Dios nos permite un año más celebrar en este mundo sean para todos nosotros ocasión de compromiso solido, sincero de ir haciendo de esta Nicaragua gran familia que verdaderamente pertenezca a ella. Si, la razón es para dar una luz y una luz que no conoce ocaso, que no da tregua a nada ni nadie porque no es otra cosa sino que el mismo Cristo que es el Sol de justicia que nace del seno inmaculado de María”, añadió.

Finalizado el Rosario, Monseñor Urbina elevó sus plegarias a la Santísima Virgen María para que el pueblo nicaragüense crezca en fe santa y católica, que aleje los males y vele por las familias de Nicaragua, pero también oró para que los nicaragüenses eleven altares en todo el país en su honor.

“Al comenzar el novenario hermanos los invito para que con toda esta Nicaragua nos pongamos de pie, pongamos en pie y gritemos ante la imagen de Teresa de Jesús, que se escuche en los medios de comunicación y en todos los ángulos de la patria y se suena de nuestra basílica, El Viejo, Occidente, Oriente, Norte y Sur, ¿Quién Causa Tanta Alegría? La Concepción de María. ¡Viva la Concepción de María!”, agregó.

Nicaragüenses celebran con fervor

Llenos de fervor y verdadero cristianismo, nicaragüenses devotos de la Virgen María se hicieron presentes a la Basílica Menor de El Viejo para honrar a la madre y patrona de Nicaragua en este inicio de la Novena que también marca el inicio de la celebración mariana en nuestro país.

“Todos los viejanos nos sentimos felices de tener a nuestra colochona, como comúnmente les decimos, la patrona y reina de todos los nicaragüenses, estamos iniciando la novena y el 6 de diciembre con la lavada de la plata y nos sentimos muy orgullosos de tenerla en nuestra ciudad, en nuestro templo. Les pedimos que nos de fortaleza y sabiduría para aprobar la licenciatura en Ciencias Sociales”, dijo José Martínez Franco.

Esmirla Sánchez declaró que como chinandegana y católica siempre procura asistir a la celebración de la Novena siguiendo una tradición familiar, pero también por devoción a la Virgen Santísima.

“Venimos a celebrar el inicio de la Novena con gran devoción y amor, fe fervorosa a la Virgen María, es nuestra madre, la patrona de todos nosotros los viejanos y mas los nicaragüenses”, comentó Magdalena González.