Una verdadera historia de amor, pero de amor hacia los animales es lo que narra el documental “San Francisco en La Chureca”, realizado por la cineasta nicaragüense Rossana Lacayo.

El documental fue estrenado por primera vez en la Urbanización Villa Virgen de Guadalupe, donde antiguamente fue La Chureca. En este estuvo presente el protagonista principal: don Gilberto Montalván, a quien su amor hacia los canes le llevó a alimentar y curar hasta 30 perros callejeros.

Lacayo aseguró que pasó 3 años realizando el documental, filmado principalmente en el antiguo vertedero y en el Mercado Oriental.

Manifestó que tan buen actor resultó don Gilberto que logró recopilar 28 horas de material, el cual fue condensado en una película de apenas una hora por el editor Gerardo Arce.

Luego de ser presentada en Villa Virgen de Guadalupe el documental será presentado en enero en el Instituto de Cultura Hispanica, aunque desde ya ha sido aceptado en varios festivales de cine internacionales. Igualmente será presentado en todas las ciudades de Nicaragua.

“Yo quiero que la gente vea el amor que él le tiene a los animales”, manifestó la cineasta, recordando que en Nicaragua hay una ley que protege a los animales, pero que muy pocas personas la respetan.

Lacayo señaló que muchas personas aducen su pobreza como pretexto para no darle un buen trato a los animales, pero “más pobre que él (que don Gilberto), nadie”.

Y efectivamente don Gilberto es un hombre moreno de casi 70 años, pelo alborotado y encanecido, con pocas piezas dentales y tan flaco como pocos. En resumen su aspecto denota una vida plagada de necesidades, pero llena de amor hacia los perros, aunque él asegura que el amor le nace por cualquier tipo de animal, inclusive por los zopilotes.

“Yo no es solo a los perros (que quiero). Es a todo animal. Fíjese que allí en La Chureca agarraban a los zopilotes, los amarraban y entre ocho o diez hombres y chavalos los andaban torturando. Pero qué hacía yo? (Les decía), hombre, te compro el zopilote hermano”.

Señaló que luego de rescatar al animal por unos 20 córdobas, se alejaba del lugar y lo dejaba en libertad.

“El pobrecito zopilote se iba libre y yo queda contento”, manifestó con orgullo Montalván, quien vivió en La Chureca durante 40 años.

Gobierno Sandinista apoya a cineastas nacionales

La historia que narra Rossana Lacayo está plagada a veces de matices cómicos, pues la locuacidad de don Gilberto lo permite, pero más allá de eso muestra a un hombre que en medio de su soledad ha visto en los perros (y él añadiría: todos los animales del mundo) a sus mejores amigos.

Esta cineasta nicaragüense destaca el apoyo del gobierno en trabajos como este.

“Ahora hay un renacimiento del apoyo a la cultura, al cine. En este caso me apoyó la Secretaría de Comunicación, me apoyó la Asamblea Nacional y me apoyó el Instituto de Cultura, que para mí esa es una gran cosa, porque de nada sirve que nosotros hagamos el gran esfuerzo y después no podamos difundirlo”, sostuvo Lacayo durante la presentación del documental, cuya proyección en Villa Virgen de Guadalupe se hizo posible también gracias al apoyo de la Alcaldía de Managua.