El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, calificó hoy de muy productivos los contactos políticos con Latinoamérica durante el año en curso, incluso al más alto nivel, según declaró a Prensa Latina.

Al responder una pregunta en rueda de prensa conjunta con su par guatemalteco, Luis Fernando Carrera, el titular afirmó que al hablar de los grandes acontecimientos con los países de esa región resaltan resultados positivos para poner fin a conflictos.

Por supuesto, existen debates y litigios, pero todo se resuelve de manera pacífica a través de mecanismos jurídicos y en ocasiones con la recurrencia, regularmente, a tribunales internacionales, aclaró el Canciller.

Evocó las reuniones del presidente Vladimir Putin en septiembre durante la cumbre del Grupo de las 20 economías más desarrolladas (G-20) con sus pares de Argentina, Brasil y México.

Tuvimos también la visita del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Bolivia, Evo Morales, quienes participaron en el Foro de Países Exportadores de Gas (1 y 2 de julio en Moscú), indicó.

Resaltó, asimismo, el reciente e intenso programa desarrollado en San Petersburgo y en la capital rusa por el líder ecuatoriano, Rafael Correa.

Se llevaron a cabo también visitas a América Latina por el presidente del Gobierno, Dmitri Medvedev (febrero), y mi estancia de trabajo en el verano de este año en Argentina, recalcó.

En Moscú, recibimos a muchos colegas o nos encontramos con ellos en la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, subrayó al evocar las pláticas con los ministros de Exteriores de Cuba, Colombia, Chile, Perú, Nicaragua y Venezuela.

Una mención aparte para los cancilleres de Haití y Honduras, cuyas visitas a Moscú en 2013 fueron las primeras de los jefes de esas carteras en la historia de las relaciones de la Federación eurasiática con esas naciones.

Lasvrov subrayó que muy recientemente estuvo en la capital rusa el ministro de de Asuntos Exteriores de Brasil, y hoy estamos recibiendo a nuestro amigo guatemalteco, precisó con evidente satisfacción.

En resumen, sustentó enfático, en 2013 ha habido contactos estrechos y, a mi juicio, de nivel más elevados que el año pasado.