Los aportes dados por los diferentes sectores que participaron en la consulta, serán incorporados al texto o primer borrador de dictamen de las reformas constitucionales que prepara la Comisión Especial.

“El proyecto en muchos de sus aspectos está siendo modificado por la amplia diversidad de aportes sustantivos que la sociedad nicaragüense nos hizo llegar en este proceso de consulta”, declaró la Primera Secretaria de la Asamblea Nacional y Presidenta de la Comisión Especial, compañera Alba Palacios.

Destacó que al texto original de la propuesta enviada por el Presidente Daniel Ortega Saavedra, serán agregados algunos conceptos aportados por los grupos consultados.

Palacios informó que ya están preparando un primer borrador del dictamen que será presentado al plenario de la Asamblea Nacional, el cual podría sufrir nuevos cambios por las mociones que puedan sugerir los legisladores.

Detalló que durante la consulta se dieron criterios sobre los nuevos límites territoriales de Nicaragua, sobre los Gabinetes de la Familia, el tema de la democracia participativa, así como lo referido a la participación de los miembros del Ejército de Nicaragua en el ejecutivo.

“El tema del servicio activo de los militares está quedando redactado de tal manera que va a quedar ampliamente clarificado que esto es temporal, de que no es en todos los poderes del estado y que simple y sencillamente a como lo establece el texto en relación a los intereses supremos de la nación, de tal manera que una gran cantidad de inquietudes que se tenían, como ésta y otras están siendo mejoradas, corregidas y obviamente el dictamen va a ser mejorado, corregido y ampliado”, agregó.

Desde 1987 que se publicó y aprobó la actual Constitución de la República, se han aprobado cinco reformas, mismas que no fueron consultadas, al contrario de la actual propuesta que tiene los aportes de importantes grupos sociales, religiosos, culturales y políticos.

Por más de 15 días la Comisión Especial recibió las sugerencias de los distintos sectores, entre estos el Ejército de Nicaragua, Policía Nacional, la Conferencia Episcopal, los partidos políticos con personería jurídica, así como los representantes del Consejo Supremo Electoral, Ministerio Público, Procuraduría General de la República, Ministerio de Relaciones Exteriores, Telcor, INIFOM, AMUNIC, la Comisión Nacional de Profesionales del Derecho, las Asambleas de Dios, Cámara de Industria, centrales sindicales y otros grupos.

La gran mayoría de sectores dieron el visto bueno a la propuesta y solamente un grupo minoritario perdió la oportunidad de aportar sus sugerencias, pues lo único que hicieron en algunos casos, fue presentar comunicados o pronunciamientos de rechazo y no propuestas concretas para mejorar el texto original.

“Este proyecto de reforma constitucional con todos los aportes que nosotros recibimos viene a fortalecer la democracia que ejerce el pueblo de Nicaragua, viene a fortalecer la seguridad ciudadana, la seguridad jurídica, la transparencia, los derechos humanos, la protección y cuido de la madre tierra y sus recursos naturales, el trabajo conjunto y complementario entre hombres y mujeres en igualdad de participación política y la constitucionalización del tripartismo, del dialogo y el consenso como forma de gobierno”, exclamó Palacios.

Subrayó que aquellos diputados que se opongan a estas reformas, se están oponiendo a que no se incorporen los nuevos límites que recuperó Nicaragua, también rechazan que las mujeres tengan iguales oportunidades en la sociedad, se opondrían a que los nicaragüenses tengan mecanismos de participación en el ejercicio del poder y también se opondrían al modelo de dialogo, consenso y alianza entre el gobierno, los empresarios y los trabajadores.

Se espera que el primer dictamen esté listo en los próximos días para ser aprobado antes del 15 de diciembre en primera legislatura. La aprobación final de las reformas podría darse en el mes de febrero.