Canales como el 4, 8 y 13 ofrecieron amplias reseñas de lo sucedido en Cumbre de las Américas, así como del masivo acto que encabezó aquí el presidente Daniel Ortega en solidaridad con Cuba, excluida de la cita hemisférica por imposición estadounidense, secundada por el Ejecutivo canadiense.

En análisis del tema, el programa en vivo La Agenda del canal 13 entrevistó al embajador de ese país antillano, Eduardo Martínez Borbonet, quien agradeció la posición de Nicaragua ratificada por Ortega, en defensa de los derechos legítimos de la nación cubana.

La cumbre incompleta de las Américas en Cartagena de Indias, Colombia, evidenció el fracaso de Washington en su pretensión de aislar a Cuba y adversar a su revolución, refirió el diplomático.

No solo los miembros del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), sino todos los países de la región, agrupados en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, demandaron la inclusión de Cuba, pues de lo contrario no habrá próximos eventos de este tipo, recordó el embajador.

El que quedó aislado fue el gobierno norteamericano, dijo Martínez Borbonet, quien estimó "el consenso sin Washington", para marcar la diferencia con años recientes cuando muchos Ejecutivos del área acataban los designios de la potencia norteña casi de manera automática.

Según apreció, el presidente Daniel Ortega también puso en evidencia la falta de transparencia en torno a la reunión en Cartagena, con el propósito de ocultar por una parte que la Administración de Barack Obama no tiene nada nuevo que decir a la región y por otra el reclamo unánime en favor de Cuba.

Los tiempos han cambiado y la Casa Blanca no puede imponer sus posiciones, comentó el embajador, quien lamentó la intervención de Obama en la Cumbre: un hombre inteligente, dijo, pero que no se portó como un estadista, al eludir temas como el de Cuba y la exigencia de Argentina sobre las islas Malvinas, ilegalmente usurpadas.

América Latina y el Caribe, pese a las diferencias ideológicas entre distintos gobiernos, supo unirse para defender los intereses nacionales de sus pueblos, valoró.

En 2009 durante la Cumbre de las Américas celebrada en Trinidad y Tobago, Obama prometió un nuevo enfoque en las relaciones con la región, pero el ocupante de la Casa Blanca volvió a demostrar el desdén de la potencia hacia nuestros países en continuidad de política sin cambio alguno, opinó el entrevistado.

Hasta que en Estados Unidos no comprendan a América Latina y el Caribe no podrán estructurar el nuevo enfoque de la relación entre iguales prometido por Obama, porque nosotros exigimos respeto, sentenció.