Con el homenaje a Celia Cruz por parte de Jennifer Lopez, la presencia de Pitbull en la conducción, el reconocimiento a Rihanna como el Icono del Año, así como los múltiples premios para Taylor Swift y Justin Timberlake, y la actuación de Katy Perry y Lady Gaga fue como se llevó a cabo la 41 entrega de los premios American Music Awards (AMA) 2013.

Taylor Swift fue la ganadora de la noche, al imponerse a Macklemore & Ryan Lewis, Bruno Mars, Rihanna y Justin Timberlake como la Artista del Año, gracias a lo que ha conseguido con Red, su cuarto álbum de estudio.

“Estoy sin aliento. Mi número de la suerte parece ser el 13. Ustedes han hecho que éste sea el año de mi vida. Si votaron por mí es que se han enamorado y vivido lo que yo, no sé qué vendrá el próximo año, pero si hicieron esto posible (los fans), es porque estamos juntos”, dijo la emocionada cantante de 23 años.

Uno de los números que más llamó la atención fue el homenaje que Jennifer Lopez le hizo a la fallecida Celia Cruz, de quien se cumplieron diez años de su muerte. Interpretando Carnaval, la originaria del Bronx hizo su interpretación de uno de los clásicos de la cubana.

A pesar de que el aliento se le iba y que estuvo a punto de caer al ser cargada por sus bailarines, JLo se llevó una gran ovación por parte de los asistentes al Nokia Theather de Los Ángeles.

Por su parte, Katy Perry inició la velada, con una controvertida actuación. La cantante interpretó Unconditionally, su más reciente sencillo, vestida con un kimono, queriendo emular la cultura japonesa, aunque también la mezcló con la china. Por ello, en Twitter la calificaron de racista, debido a la mezcla que hizo y a que aquellos que la vieron no entendieron el porqué se intentó vestir de geisha.

Lady Gaga también se apropió de la velada, primero al llegar a la alfombra roja “montada” en un “caballo”, lo que ocasionó la sorpresa de algunos. A su llegada reveló que le encanta cocinar y, no conforme con esta primera aparición, durante su presentación al lado de R. Kelly con el tema Do What U Want, Gaga se disfrazó de Marilyn Monroe, para cantarle al “presidente” Kelly.

Por su parte, los chicos de One Direction hicieron emocionar a más de una, en especial a la actriz Emma Roberts, quien se considera una más de las directioners, al interpretar el tema Story of my life totalmente en vivo.

Justin Timberlake fue el cantante masculino más premiado de la noche. El esposo de Jessica Biel se llevó a casa el premio como Artista Masculino Pop/ Rock; Artista Masculino Soul/R&B; Álbum Favorito Soul/R&B. Además, presentó uno de los temas de The 20/20 Experience, Drink You Away, acompañado de una gran banda, realizando uno de los números más vistosos del show.

A pesar de la expectativa que había en torno a la presentación de Miley Cyrus, luego de su pasada participación en los MTV Europe Music Awards hace un par de semanas, sólo cantó.

La intérprete se limitó a cantar su sencillo Wrecking Ball, vestida con un bikini, esta vez con estampado de gatos y un enorme gatito en la pantalla central del escenario, el cual lloró al ritmo del tema.

La potente voz de Christina Aguilera se fusionó con los chicos de Great Big World, interpretando juntos el tema Say Something. Contrario a su aparición en la alfombra roja, donde lució un vestido blanco, al subir al escenario Aguilera portó un sencillo vestido negro.

Pitbull fue el conductor del evento. Durante la emisión, el cantante también entregó los reconocimientos a Marc Anthony como Artista Latino Favorito y a Taylor Swift como la Artista del Año; además, se animó a cantar al lado de Ke$ha el tema Timber, con el que arrancó los aplausos de los asistentes.

Rihanna, Icono del Año

La cantante originaria de Barbados obtuvo un importante reconocimiento en la edición 41 de los American Music Awards. En dicho evento, la artista recibió el primer premio que otorgan estos galardones en una nueva categoría denominada Icono del Año.

El premio le fue entregado por Monica Braithwaite, su madre, quien se mostró nerviosa y orgullosa, ante un público que la ovacionó de pie.

“Estoy muy nerviosa y soy mala para los discursos, pero hace 20 años empezó esta historia cuando hice de la vida de mis vecinos un infierno con mi voz. El tiempo ha pasado y sólo puedo decir gracias”, dijo emocionada.