La familia del señor Eddy Zarate se quedó prácticamente con la ropa que llevaba puesto, dado que el incendio arrasó con su humilde vivienda y la de otros dos familiares, incluso puso en peligro otros hogares vecinos, cuyos moradores tuvieron que sacar todos sus enseres.

Aunque no existe un informe oficial del origen del incendio, vecinos de don Eddy coincidieron que antes que asomaran las voraces llamas, se escuchó una explosión en el interior de la vivienda, donde únicamente se encontraba una perrita de nombre “Pamela”, la cual milagrosamente sobrevivió al refugiarse debajo de una cama ubicada en uno de los cuartos del fondo de la casa.

Al momento del incendio, don Eddy se encontraba en un taller de torno, cuando le llamaron para darle la mala noticia que su hogar y el de sus hijos había tomado fuego.

“Intentamos apagar el incendio, pero ya estaba tan fuerte que no pudimos hacer nada, perdí todo, al igual que mis hijos perdieron todo”, dijo don Eddy.

Una vez que los apagafuegos de la Dirección General de Bomberos y Benemérito Cuerpo de Bomberos, sofocaron el incendio, sacaron un tanque de gas butano que habría sido la causa principal del siniestro.

Doña Mayra Villagra y sus hijos lograron sacar todas las pertenencias de su vivienda, que estuvo a punto de ser alcanzada por las flamantes llamas, pero dada la intervención de los bomberos, solamente resultó afectada por el humo.

Los bomberos contabilizaron a cinco personas que resultaron intoxicadas por inhalar humo, pues intentaron con  la ayuda de extinguidores apagar el incendio, pero este en cuestión de minutos consumió la vivienda de Zarate.