Expertos en derecho internacional valoraron que la Corte Internacional de Justicia (CIJ), le tomó la palabra a Nicaragua, en relación a las medidas cautelares que recién ordenaron, tanto a este país, como a Costa Rica, de retirar todo personal militar, civil y gubernamental de Harbour Head.

El jurista internacional, doctor Mauricio Herdocia, expresó que esta ordenanza emitida por la CIJ eran esperadas y anunciadas, por lo que durante las audiencias orales realizadas en octubre (2013) ante el máximo tribunal, “Nicaragua de manera muy honesta y valiente había aceptado sacar todo tipo de presencia de personal y equipo” de la zona limítrofe.

El doctor Herdocia explicó que esta medida (emitida por la CIJ), no solamente es aplicable para Nicaragua, sino también para Costa Rica. “Ninguno de los dos países pueden tener ningún tipo de presencia militar o gubernamental en la zona, y además de eso, la extendió (la medida) a la presencia de particulares y organizaciones civiles”.

Nicaragua va a tener una victoria aplastante en los próximos días

El experto en derecho internacional expuso que actualmente, la CIJ está atendiendo una solicitud mucho más amplia que hizo Nicaragua, en relación a la carretera que Costa Rica construyó en las márgenes del Río San Juan, misma que ha causado grandes daños en la zona.

“Nicaragua va a tener una victoria aplastante en los próximos días, cuando la Corte considere las solicitudes de medidas cautelares que Nicaragua planteó ante el máximo tribunal de justicia para remediar, mitigar y prevenir los daños que ha ocasionado la carretera en el Río San Juan de Nicaragua”, reiteró.

El doctor Herdocia refirió que las medidas cautelares emitidas por la CIJ son para prevenir cualquier daño a los intereses y derechos de las partes (tanto de Nicaragua como de Costa Rica), en tanto se toma una decisión final.

“No hay que exagerar el peso de estas medidas cautelares, porque lo definitivo es el fallo que emite la Corte Internacional de Justicia sobre los asuntos de fondo. Y este fallo sólo lo va a emitir en el año 2014, porque todavía falta la Contramemoria, por parte de Costa Rica, que la presenta en diciembre de este año; los alegatos orales que van a ser en 2014, en el primer semestre –en el mejor de los casos-, y el fallo en octubre o noviembre de 2014”, detalló.

Daño ambiental de carretera tica es en más de 40 mil kilómetros

También reafirmó que este último fallo que haga la CIJ va a resolver tanto lo relativo a la soberanía sobre los 2.5 kilómetros cuadrados del sector Oeste de la Laguna Harbour Head, como el tema mayor planteado por Nicaragua sobre la construcción de la carretera costarricense y el daño que se sigue provocando al Río San Juan y sus alrededores, cuya afectación ambiental no solamente es en este tramo (250 hectáreas), sino en los 40 mil kilómetros cuadrados donde se entiende dicha obra de infraestructura.

Por su parte, el experto en derecho internacional, doctor Manuel Madriz Fornos, valoró que “hay que tener claro que las medidas cautelares dictadas por el máximo órgano de justicia son de carácter provisional”.

“Yo no tengo dudas de que Nicaragua va a respetar el fallo de la CIJ. El Presidente Daniel Ortega ha sido claro, y aceptamos los fallos, y por eso Nicaragua ya había retirado las maquinarias. Nosotros vamos a aceptar el fallo, somos un país respetuoso del derecho internacional, y lo que diga la corte lo acatamos”, aseguró.

Daños de carretera afectan proceso de integración centroamericana

El doctor Madriz señaló que la construcción de la amplia carretera que ha ejecutado Costa Rica no solamente afecta el medio ambiente, sino que además perjudican el proceso de integración centroamericana de acuerdo a las operaciones comerciales que se dan en la zona.

“Son espantosos los daños que Costa Rica ha causado al Río San Juan por la construcción de la carretera, se está disminuyendo la navegabilidad del río; cada día entra más tierra, y así la navegabilidad se va disminuyendo. Este es un problema para toda la integración centroamericana, porque el Río San Juan es una vía de comercio, y una vía de comercio es una autopista para el comercio de la integración centroamericana”, expuso.

El jurista sostuvo que precisamente uno de los puntos fundamentales del proceso de integración centroamericana es el desarrollo y la creación de vías de comunicación, mismo que ha sido enormemente limitado por el daño ambiental que la carretera costarricense ha generado en el Río San Juan de Nicaragua.