El dirigente del Parlamento Centroamericano, durante una entrevista presentada en el canal 4 de televisión, destacó de la ceremonia la presencia de los sindicatos, los jóvenes y las mujeres como fuerzas determinantes en el curso de la nación.

Ese ideal contenido en el proyecto del gobierno que por votación popular se mantiene en el poder, también quedó evidenciado en la investidura donde participaron siete mandatarios de América Latina, el príncipe de Asturias, varios vicepresidentes, cancilleres y otros altos funcionarios, dijo Suárez.

Los resultados electorales indican que este es un gobierno por el cual hay que apostar, enfatizó  el también secretario de Relaciones Internacionales del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Según el diputado, una de las claves de la popularidad del actual Ejecutivo es su cambio de la concepción de dirección porque no dirige para una cúpula, y la enorme masa de pequeños y medianos productores apreciable en la actualidad es fruto de una redistribución de la tierra, principal recurso del país, subrayó.

También enfatizó en la lucidez de vincularse a un proyecto como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) a fin de producir más y poder continuar redistribuyendo los recursos.

La inauguración de un nuevo período del presidente Daniel Ortega es un símbolo también de esperanza y prosperidad y eso está sustentado por factores concretos: la estabilidad social y económica, el incremento de la inversión extranjera, la cooperación del ALBA y la paz, comentó.

Además de la ubicación geográfica, la tranquilidad y seguridad confieren a Nicaragua un atractivo dentro de Centroamérica, manifestó Suárez, y como se pretende dar continuidad a un proyecto social y político consistente, al margen de la crisis mundial, avizora un mejor futuro para el pueblo de Nicaragua.