I. “¡Vivan los Gambinos!”

Corina Leiva, diputada del PLI en la RAAN acusa de “dictadura” al Gobierno Sandinista, ataca y difama al Ejército y todavía se queja de que “no hay libertad de prensa”. Pero esto que hace con toda tranquilidad en Nicaragua, jamás lo podría perpetrar en los Estados Unidos de América.

Ningún congresista de la Unión Americana desempeñaría el nefasto papel de mensajero oficioso de la mafia en horario estelar en las cadenas FOX, NBC, ABC y CBS, cuestionando al propio FBI, al Departamento de Policía y autoridades locales por cumplir con su deber.

Por supuesto, la democracia significa respetar el trabajo de las agencias federales de seguridad y la libertad de expresión no llega a la temeraria irresponsabilidad de convertir en “héroes” a los Lucky Luciano y los Carlo Gambino (El Padrino) de la Cosa Nostra, como ocurre en Nicaragua con la complicidad mundana de ya se sabe quiénes.

II. “Alzados Constitucionalistas”

La fábrica de “héroes” y “guerrilleros” en las montañas que algunos medios y un jerarca religioso venían produciendo, con el aliento desproporcionado de esas mentiras que únicamente el explosivo daiquirí compuesto con una medida de atraso y abundante zumo de odio colado es capaz de generar, se detuvo de pronto…

Los “tambores de guerra” que se “oyen en los medios”, como dijo una comerciante de Pantasma, volvieron a sonar con la diputada del PLI que tronó sus timbales en el canal 12, hablando ya no solo de “armados” hasta donde los había dejado el señor Mata: ahora los graduó nada menos que de “alzados constitucionalistas”.

En el colmo de la manipulación, al coro de la falacia, Corina Leiva hace de relacionista pública: “Están totalmente enardecidos, ellos, los armados, me mandan mensajes en los celulares que qué esperamos, por qué no reaccionamos. La oposición no debe participar de las reformas, bla, bla…”.

Sin embargo, el Obispo del Vicariato del Caribe, monseñor Pablo Smith, no ve alzados con fines políticos por ningún lado. En la sin remedio, el diario oficial de la derecha antidemocrática debió reproducir su dramática denuncia: “Bien armados con fusiles de guerras, algunos con uniformes militares y otros vistiendo civil, más de 80 individuos que se movilizan en grupos de 10 y 12 hombres, siembran el terror entre la población de Siuna y El Cuá, y otros lugares”.

III. “Dice que dicen que dijeron”

En un juego especulativo entre el medio televisivo y la diputada Corina, donde el pronombre “ellos” saltaba con esa pasión de los místicos cuando hablan de epifanías y los fans de los OVNI de sus “avistamientos”, los integrantes de estas narco bandas eran habilitados como expertos constitucionalistas. Tanto que la diputada del PLI recibía “lecciones magistrales” de cómo deben actuar en el Parlamento.

Leiva demanda el respeto a la institucionalidad, lo que sin duda incluye al Ejército como el único cuerpo armado autorizado por la Constitución, sin embargo lo infama con rumores que el canal los da por verdaderos. Es decir, el hampa es más creíble que la propia institución militar dedicada a luchar contra el narcotráfico y cualquier amenaza a la paz.

Siguiendo la matriz del rumor como arma de desestabilización, la “responsable” legisladora dijo que “dicen” que “dijeron” que “ellos vieron” al Ejército entrar al Centro de Salud de Siuna para “disfrazarse de médicos” y salir a “espiar” a la población.

IV. Ejército bajo ataque

Al parecer, la diputada “no se da cuenta” que hasta oficiales de las fuerzas armadas están librando, a la par, otra guerra contra el mosquito transmisor del dengue. Y no se da “por enterada” que el Ejército cuenta con un Hospital Militar.

“No sabe”, tampoco, que las tropas al mando del General Julio César Avilés poseen un eficiente cuerpo médico que, entre otros, en 1996 atendió de urgencia al presidente de Costa Rica de ese entonces, José María Figueres, por fuertes dolores en el pecho.

No está “informada” por sus confidentes “alzados” que una de las Facultades de Medicina más competente en Centroamérica es la de las Fuerzas Armadas de Nicaragua. ¿De qué país será esta diputada? ¿Del país imaginario de la derecha VIP-PLI?

Así, es inaudito que Fox News, por ejemplo, se degrade a la par de un vocero del bajo mundo para difundir falacias de alta resolución: “Ellos (las bandas narcos) los están percibiendo muy pasivos a ustedes”. Equivaldría a decir que “miembros de la Familia Gambino” ven insensibles a los congresistas. “El Ejército sigue diciendo que son delincuentes”. El Ejército “¿sigue reprimiendo a esta gente?”.

Nadie en la Cámara de Representantes se atrevería a calumniar a los órganos especializados en la lucha contra “El Padrino”, por respeto a la Ley, su propia investidura, al sentido común y por la paz de la nación. En Nicaragua, la diputada PLI por lo visto no entiende este elemental comportamiento: “Es la orden que tienen (el Ejército) de hacer creer que son bandas delincuenciales”.

V.- Un Obispo a la orden de la Verdad

El 13 de noviembre monseñor Smith sostuvo que las bandas que el PLI transforma en “luchadores constitucionalistas”, no son “armados con fines políticos”. Son delincuentes dedicados al “tráfico de drogas y secuestro en esas zonas del país, creando zozobra dentro de la población civil”.

Por supuesto, el Obispo responde por la verdad que la Iglesia le encargó en el Vicariato del Caribe. “Yo no estoy hablando de Estelí ni de Jinotega, solamente de la Costa Atlántica. Son grupos para cuidar y traficar droga, exigir cosas de la gente y habían capturado a unos niños y la gente tuvo que pagar”.

Es revelador que el “héroe” inventado por la oposición antidemocrática haya caído preso en el país que el guía espiritual de los católicos caribeños menciona, y donde también se surten los mafiosos. Por cierto, un colega suyo, Abelardo Mata, no ocultó su admiración al ver que el “comandante” por el cual organizó una romería de portada hasta su santuario catracho, “andaba un pistolón hermoso, grande”.

El citado diario señala que monseñor Smith considera que los abastecedores de estas bandas son “narcotraficantes provenientes de Honduras”.

“Hablamos contra las drogas, contra la violencia, contra las armas y hablamos siempre a favor de la paz porque esta no es la manera de resolver los problemas”, subrayó el prelado, a quien no le entusiasman los “pistolones hermosos y grandes”, pero reveló un dato iceberg que explica por qué la institución castrense debe actuar contra los “héroes” de la derecha antidemocrática: “Tienen armas mucho más modernas que las del Ejército nicaragüense”.

Ninguna cadena de TV-USA preguntaría: ¿El FBI continúa reprimiendo a los epígonos de “don Vito Corleone”? Mario Puzzo, en su época, no hallaría dónde poner estas páginas sórdidas que ensuciarían la ordenada decadencia de Nueva York.