Al intervenir en la segunda sesión del evento, Lugo puntualizó que su país espera esta sea la última Cumbre sin la participación de Cuba, lo cual consideró inaceptable.

Igualmente, recordó que, durante 50 años de bloqueo a Cuba, Paraguay expresó en varias oportunidades su oposición a la medida punitiva mantenida por parte de Estados Unidos y deploró particularmente sus efectos sobre el pueblo cubano.

Añadió que ello afecta al libre intercambio y la práctica transparente del comercio internacional, y en ese sentido, Paraguay no reconoce la aplicación extraterritorial de leyes internacionales atentatorias contra la soberanía de otros Estados.

Consideramos que dicha práctica vulnera principios del Derecho Internacional que, desde todos nuestros organismos multilaterales y regionales, defendemos y buscamos garantizar, expresó.

En otra parte de su intervención, el mandatario paraguayo dijo que el Continente está pasando por un período de profundas transformaciones y el desafío es emprender la construcción de respuestas regionales.

El ejercicio de la ética solidaria, la cooperación solidaria y las alianzas estratégicas, son fundamentales para fomentar el bienestar tan buscado, planteó.

Lugo recordó que, pese a contar con tanta riqueza natural, histórica, cultural, social y humana, América Latina es una de las regiones más desiguales del planeta y se pronunció contra el mantenimiento de tanta incoherencia.

Llamó a la recuperación de los recursos estratégicos y a mantener su manejo soberano, en el marco de una integración solidaria y al referirse al tema de las drogas y el narcotráfico pidió abordarlo en forma integral, desde su perspec