Nuestra bandera ondea firmemente sobre los territorios marítimos recuperados en el Mar Caribe. Nuestras patrulleras resguardan firmemente nuestras aguas, como un recordatorio de hace exactamente un año (19 de noviembre, 2012), cuando la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la Haya, fallara a favor de Nicaragua en nuestro contencioso con Colombia.

Ese día histórico, la CIJ restituyó a nuestra Patria más de 90 mil kilómetros cuadrados del Mar Caribe, que habían sido usurpados por Colombia durante siglos.

Esa sentencia, que es INAPELABLE, le permite ahora a Nicaragua, hacer uso de los espacios marítimos que realmente le corresponden.

Esa sentencia le permite a nuestra Fuerza Aérea cumplir con la misión que los altos mandos del Ejército de Nicaragua le han encomendado en la defensa de la soberanía nacional.

Mientras nuestras patrulleras, en constante comunicación con los mandos de la Fuerza Naval, despliegan las banderas de Nicaragua en nuestro Mar Caribe, resguardando, también, NUESTRA SOBERANIA NACIONAL.

Pero, una vez más, el gobierno de Colombia desprecia y pisotea las leyes internacionales por boca propia de su Presidente Juan Manuel Santos, al declarar que es inapelable el fallo de la CIJ.

Es tal la desesperación del Presidente Santos, que ha convocado a su Ministro de Defensa para que le explique “si Colombia está listo para un enfrentamiento bélico con Nicaragua.

Habrase visto semejante locura. Un presidente lanzando a su pueblo a una guerra contra un país, en este caso Nicaragua, cuyo gobierno dejó sepultada para siempre la guerra.

El Presidente Comandante Daniel Ortega y la Primera Dama Rosario Murillo, han sido los primeros, desde el histórico fallo de la CIJ, en hacer repetidos llamados al DIALOGO al gobernante colombiano, para buscar fórmulas en la que los pescadores colombianos de las islas San Andrés y Providencia puedan pescar sin problemas en las aguas recuperadas por Nicaragua, pero siempre con permiso de las autoridades nicaragüenses.

Ante las provocaciones de Colombia, el Presidente Daniel Ortega y la Primera Dama Rosario Murillo, han mantenido y continuarán manteniendo la prudencia y sensatez.

Empantanado en su propio laberinto, el mandatario colombiano anuncia que los pescadores de San Andrés y Providencia no tienen que pedirle permiso a nadie para faenar en aguas exclusivas de Nicaragua y sin pensar en las consecuencias que podrían surgir de su prepotencia, ahora le pide a su ministro de defensa que le informe si está preparado para una guerra.

Aquí debemos recordar que, ante el olvido de los gobiernos colombianos, por el bienestar de los habitantes de San Andrés y Providencia, los lugareños ya habían declarado su independencia en el 2007.

Más importante aún, hace apenas dos meses, el Gobernador de la Isla San Andrés, solicitó al presidente colombiano que acepte de inmediato el fallo de la CIJ, porque de lo contrario, negociará directamente con el Gobierno de Nicaragua y buscar una solución para que los pescadores de la NACION RAIZAL, como se conocen a los habitantes de ese archipiélago caribeño, puedan pescar sin ningún problema.

Gracias a Dios, tenemos un gobierno liderado por el Presidente CONSTITUCIONAL Daniel Ortega y la Primera Dama Rosario Murillo, que dirigen nuestra Patria muy sabiamente y están manejando estas provocaciones de Colombia con absoluta prudencia y sensatez y reiterando al mandatario colombiano que el diálogo es la única vía para solucionar los problemas.

Esa prudencia y sensatez de Daniel y Rosario, se demostró una vez más, al instruir al Jefe del Ejército y en especial a las fuerzas Aérea y Naval, mantener el máximo de cuidado y actuar con firmeza, pero con serenidad ante posibles enfrentamientos en los territorios marítimos donde Nicaragua ha recuperado su soberanía ancestral.

Hoy, pues, que se cumple el primer año en que recuperamos nuestra soberanía en el Mar Caribe y ahora nuestras fronteras marítimas han sido recuperadas, CELEBREMOS con alegría este día, que es un día histórico para nuestra PATRIA.