En cumplimiento de esa normativa de brindar atención especializada a los niños y niñas que presente síntomas febriles así como los casos positivos de dengue, el Hospital Infantil Manuel de Jesús Rivera “La Mascota” mantiene la organización especial y un trabajo orientado a estos casos en el área de Infectología.

El Dr. Félix Sánchez, jefe de Medicina del Hospital, aseguró que en esta área se ha provisto a cada pacientito de una cama con su mosquitero y existe una asignación de médicos y enfermeras para la atención constante.

Sánchez explicó que desde que los niños ingresan al centro asistencial se les monitorea cada hora, se les toma la presión arterial, la frecuencia respiratoria, la frecuencia cardíaca y en aquellos casos en los cuales se valora si hay una alteración hemodinámica, es decir afectación de la función cardíaca o vascular, se le toma hematocritos y la densidad urinaria, equipos con los cuales está dotada la sala dedicada a la atención de los niños y niñas.

“Entonces esta unidad desde que iniciamos a enfrentar esta situación epidemiológica ha estado dedicada exclusivamente al tratamiento de los niños con dengue”, declaró el médico.

El jefe médico de La Mascota manifestó que para cuidar de los pacientes se está siguiendo fielmente la Guía del Manejo del Dengue, de forma que se pueda atender al niño desde que ingresa a la sala de emergencia hasta el que llegue a terapia intensiva, donde se requieren de medicamentos que ayuden a sostener la presión, a mejorar la diuresis.

“Tenemos una unidad donde se atiende a los niños con fiebre, donde los mantenemos por ocho horas, los observamos, si detectamos algún signo de alarma inmediatamente los hospitalizamos y comenzamos a hacer ese manejo continuo con líquidos y cuando es necesario con algunos medicamentos para mantener la presión para que no haya complicaciones”, añadió el Dr. Sánchez.

Sánchez insistió en hacer un llamado a los padres de familia en llevar a sus hijos al centro de salud u hospital más cercano en el momento que comiencen a presentar los primeros síntomas, dado que el dengue puede hacerle daño a su niño en las primeras 24 a 48 horas.