El Gobierno Nicaragüense ha sido muy consecuente en el fortalecimiento de los derechos del pueblo garífuna, aseguró el Secretario de Derechos Indígenas y Afro-Hondureños, Naun Batiz, quien se encuentra en nuestro país en el marco de la celebración del Día Nacional Garífuna.

El pueblo garífuna tiene sus orígenes en la isla caribeña de San Vicente y está asentado actualmente en Belice, Honduras, Guatemala y Nicaragua.

Su cultura, lengua, música y danza fueron declaradas por la UNESCO Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, de allí los esfuerzos que se realizan para fortalecer este importante legado de los pueblos ancestrales y afro descendientes de la región latinoamericana y caribeña.

“Me parece a que el gobierno (nicaragüense) está haciendo un esfuerzo muy significativo. Está apoyando sinceramente. Ha sido muy solidario y muy consecuente con esa aspiración de la humanidad entera”, indicó Batiz.

“Recuerde que la cultura, lengua, música y danza garífuna fueron decretados como patrimonio intangible de la humanidad. Entonces me parece a mí que el gobierno de Nicaragua ha sido muy consecuente con esa declaración”, subrayó el representante hondureño.

Revolución Sandinista hizo posible restitución de derechos

El Viceministro de Educación Bilingüe e Intercultural de Guatemala, Gutberto Leiva, destacó precisamente la necesidad de seguir fortaleciendo los aspectos puntuales “de la identidad de la nación garífuna”, cuya restitución de derechos de identidad y de desarrollo inició en Nicaragua con la Revolución Popular Sandinista de 1979.

Para Leiva el gran reto sigue siendo la restitución del derecho a la educación, algo en lo que no obstante, ya hay avances.

“Guatemala al igual que Nicaragua está haciendo un esfuerzo en sus propias comunidades para poder ir fortaleciendo tanto en la lectura, tanto en la escritura, pero no solo en el idioma sino que en ciencias sociales, en lenguaje y comunicación, y en la ciencias naturales”, manifestó.

Juana Cayetano, Fundadora del Consejo Nacional Garífuna de Belice, destacó también la necesidad de la educación para concretizar el desarrollo de la mujer afro en América latina y específicamente en Centroamérica.

“Es el único elemento que va a ayudar a fortalecer y a poner a la mujer en los más alto de nuestras Américas”, indicó Cayetano, quien señaló que hay otros elementos en los que el aporte de la mujer es fundamental, como el turismo y la medicina natural.