La originalidad, la idiosincrasia popular y las raíces culturales se combinaron a la perfección en el Torovenado del Malinche que por vez número 70 se realizó en la ciudad de Masaya, en el marco de las fiestas patronales en honor a San Jerónimo.

El Torovenado “El Malinche” no es más que un inmenso teatro callejero en la que los pobladores del barrio Monimbó muestran su ingenio, su versatilidad y su jolgorio popular, parodiando nuestra realidad y nuestras tradiciones.

Y es de esta manera que la lucha intensa que las familias nicaragüenses protagonizan contra el dengue se vio reflejada en esta jornada de cultura popular, que también mostró la lucha librada por nuestro General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino, y su Ejército Defensor de la Soberanía Nacional.

Tampoco pudo faltar las historias de ultratumba como “Del Mito a la Leyenda” personificada por el Padre Sin Cabeza y sus diablitos, o las antiguas lavanderas de Monimbó, las marchantes del mercado municipal.

El Torovenado del Malinche de este 2013 también hizo mención del antiguo ferrocarril que fue vendido y desaparecido por el gobierno de Violeta Chamorro.

También la tradicional Gritería en honor a la Virgen María recorrió las calles de Masaya. Al ritmo de los chicheros, esta inmensa obra teatral callejera recorrió por más de 6 horas las calles de Masaya, llevando alegría, identidad nacional y mucho humor.

Un grupo de 7 niñ@s del barrio San Juan de Masaya representaron una emergencia con una persona que sufre de dengue, en la que brindaron el mensaje de limpiar los hogares para evitar ser presa de este virus.

“Quisimos representar la emergencia del dengue para hacer un llamado a la población a que se cuide y limpie sus casas para no enfermarse”, señaló el niño Efraín Ríos.

Alfredo Dávila bailaba al son de los chicheros, su vestimenta de este año fue un vestido negro, una cándela de sebo encendido y un altar, representando a las antiguas rezadoras de Monimbó.

“Esto representa los rezos de los nueve días que se hacían en el antiguo Monimbó para espantar los espíritus de los difuntos que llegaban a las casas de las personas dolientes”, citó Dávila mientras bailaba la música de los chicheros.

Doña Martha Toribio, nieta de la histórica Carmen Toribio, reconoció que estas tradiciones son del pueblo, por tanto vive feliz cuando todos los años, más son las personas que se suman a esta jornada cultural.

“Aquí está presente el pueblo diciendo SÍ al Torovenado de la Carmen Toribio, aquí está el mejor Torovenado de Masaya y lo pueden ver. Aquí lo importante es la originalidad. Estamos participando más de dos mil personas para llevarle esta alegría al pueblo de Nicaragua”, mencionó Martha.

El periodista cultural Wilmor López, indicó que el Torovenado del Malinche se confirma que en Nicaragua hay tradición, valores autóctonos y creatividad.

“El Torovenado del Malinche siempre lo he acompañado porque son muy originales, los cuadros que tienen representan la historia, las costumbres y hay que mencionar que la familia Toribio desde hace 70 años manejan esta tradición, es por eso que cubrirlo es un deber. El respaldo que la Presidencia del Comandante Daniel Ortega hace a las tradiciones es excesiva, es extraordinaria”, dijo López.

Torovenado del Malinche es fascinante

Los visitantes que llegaron hasta Masaya a presenciar cada uno de los cuadros, se declararon fascinados por la originalidad y por la sátira mostrada por los actores, pues refleja que los nicaragüenses llevamos el arte en la sangre.

“Es fascinante y como Masaya estoy de acuerdo que sucedan estas cosas, porque lo estábamos perdiendo y de un tiempo para acá estamos rescatando nuestras tradiciones y costumbres, esto va en pro de la costumbre nuestra”, dijo Alba Luz Guillén.

“Estoy orgulloso de mi cultura, de nuestros antepasados y estamos aquí viendo la cultura popular, la cultura de nuestras calles, eso es nuestro mayor orgullo de nosotros los monimboseños”, citó don Manuel Espinoza Chávez.

La jornada concluyó a eso de las 4 de la tarde con la entrega de reconocimientos a las mejores representaciones, al mejor bailarín, el mejor disfraz, la imitación y para los mejores cuadros artísticos. Este año se dedicó el Torovenado del Malinche al compañero Ulises Morales, recién fallecido.