La seguridad ciudadana y el fortalecimiento de la producción son los más importantes logros obtenidos en los últimos años en la historia de Palo Grande. Con la reciente instalación del servicio de energía eléctrica, las familias de este pequeño poblado, han destacado los grandes cambios socioeconómicos que se han generado producto de esta restitución de derechos impulsada por el Gobierno Sandinista.

Donde antes tan solo era un caserío hundido en la oscuridad, ahora la comunidad de Palo Grande, del municipio de Somotillo (Chinandega), viene marcando importantes cambios en su agricultura y la ganadería tecnificadas, además de alcanzar mayor seguridad ciudadana y un crecimiento significativo de las telecomunicaciones.

La Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), puso en marcha un fondo de casi 1 millón de córdobas provenientes del Programa Nacional de Electrificación Sostenible y Energía Renovable (PNESER), lo que posibilitó la concreción del proyecto de ampliación de 1.5 kilómetros de redes para llevar energía a unas 89 viviendas de Palo Grande, cuya obra fue aplaudida por las familias protagonistas.

“Es un logro importantísmo, porque de los diez años que yo tengo de vivir aquí, recuerdo que todo el tiempo ha sido complicado, las calles eran todas oscuras, no habían pulperías que ofrecieran un refresco helado, no había televisión como ver las noticias, y para poder hacer una llamada telefónica teníamos que ir hasta el mero Somotillo”, indicó Roberto Martínez, poblador de esta comarca.

“Nací y me crie en Palo Grande. Antes solo había candiles en ciertas casas; era algo complicado, porque vivíamos privados de muchas cosas. Pero ahora, el Presidente Daniel y la compañera Rosario han orientado que se nos traiga la luz, y eso nosotros lo vamos a agradecer de por vida, porque con la energía ya no vamos a padecer más, nuestra producción está más asegurada, la leche, la comida, ahora hay más movimiento, la economía nos irá mejorando poco a poco”, expuso María Dubón.

La compañera Elba Mendoza, Representante de Enatrel, explicó que el servicio de energía eléctrica les había sido privado por más de cincuenta años a las familias de Palo Grande; además expuso que los nicaragüenses jamás olvidarán los grandes apagones, hasta por más de doce horas diarias, que se daban durante los gobiernos neoliberales.

Mendoza refirió que en 2007, cuando el Presidente Daniel Ortega asumió el Gobierno, Nicaragua apenas contaba con el 56% de cobertura eléctrica; actualmente, esta cifra incremento a un 75%, y sigue proyectándose de manera positiva de acuerdo a las metas de Enatrel, las cuales apuntan a electrificar más de 1 mil comunidades al cierre de 2013.