El juez Séptimo Distrito Penal de Juicio de Managua, Octavio Rothschuh, ratificó las medidas impuestas contra Álvaro Montealegre Rivas, Roberto Bendaña y Hugo Paguaga, los que tendrán que permanecer con arresto domiciliario y custodia policial, hasta que concluya el proceso en un juicio oral público.

Este jueves en los juzgados de Managua se realizó otra audiencia del proceso relacionado a las acusaciones por estafa agravada y ofrecimiento fraudulento de activos de créditos en contra de las religiosas de la orden Santa Teresa de Jesús.

La audiencia inició con la intervención del abogado Álvaro José Ruiz en representación de José William Gutiérrez, una víctima más de estafa de parte de las compañías de Montealegre, Bendaña y Paguaga. Ruiz quiso adherirse a las acusaciones presentadas por el Ministerio Público, sin embargo el judicial las rechazo por considerar que no era el momento procesal, dado que la fiscalía aun no presenta ampliación de la acusación.

Pasado esto, el abogado defensor de Bendaña, Nelson Cortes presentó una serie de incidentes de nulidad y peticiones como el sobreseimiento definitivo, el cambio de medida cautelar y separar de la causa a su cliente. Rothschuh rechazó las solicitudes y accedió solamente al cambio de residencia de Bendaña, pues el inmueble que ocupa tiene que desalojarlo en vista que era alquilado.

En su estrategia para lograr cambio de medida cautelar, Cortes había puesto como fiadores a Antonio José Duarte Lanzas, Denis José Torres y a su madre María Teresa de Bendaña, igualmente puso en garantía una vivienda ubicada en residencial Las Colinas. Todo lo anterior fue rechazado por el judicial, argumentando que se han respetando las garantías constitucionales del acusado.

Cortes incluso señaló que el juez estaba favoreciendo en el proceso al representante del Ministerio Público Douglas Vargas, pues asegura que todos los autos y peticiones procesales eran evacuados diligentemente por el judicial, mientras las solicitudes hecha por las defensas eran anuladas o respondidas varios días después.

Fiscal: “Proceso ha sido benévolo”

Los defensores de Montealegre y Paguaga, Harlam Huete y Johana Fonseca no presentaron ninguna solicitud al judicial.

Al tocarle el turno al Ministerio Público representado por el fiscal Douglas Vargas, le solicitó al judicial que rechazara cada una de las peticiones hecha por los abogados defensores, alegando que eran improcedentes.

Vargas incluso señaló que la justicia nicaragüense ha sido benévola con los tres acusados, mismos según su criterio debería estar en prisión y no en sus viviendas.

“Este proceso ha sido demasiado benévolo, aquí alguien roba una gallina y cae preso, aquí hay medio millón (de dólares) en juego y no está preso nadie, aquí esto está con la debida garantía en su domicilio con resguarda policial, esto comúnmente no debería ocurrir, porque ante la gravedad de los hechos, ante la gravedad del patrimonio y el daño causado no debería estar en esa situación”, citó el judicial para lograr que el judicial no aceptara las peticiones hechas por la defensa.

Montealegre, Bendaña y Paguaga enfrentan 21 acusaciones en los tribunales comunes, el caso de las religiosas teresianas es apenas el primero al que tendrán que responder. El Ministerio Público estima el daño causado en unos 5 millones de dólares.