Modernizar, pensando en el pueblo, EL SOBERANO. Modernizar, para situarnos a la altura de los tiempos presente y futuro, pensando en el pueblo, EL SOBERANO. Modernizar para profundizar el proyecto Cristiano, Socialista y Solidario.

Modernizar para, bajo el modelo de diálogo permanente y consenso, profundizar esta época de BIENAVENTURANZAS que ha llevado al pueblo nicaragüense a vivir en paz, tranquilidad, prosperidad y estabilidad como nunca antes se había vivido en nuestra PATRIA.

Modernizar, para profundizar la RESTITUCION DE DERECHOS de los nicaragüenses, conculcados durante los nefastos años del neoliberalismo que solo hambre y miseria dejó al pueblo.

Modernizar, para profundizar los derechos de la mujer nicaragüense, relegada en el pasado a una categoría de segunda clase.

Modernizar, para que la juventud, con la que sueña y ha puesto todas sus esperanzas la Primera Dama, Rosario Murillo, continúe siendo la vanguardia de la Revolución Sandinista.

Modernizar, para que la niñez de nuestra PATRIA reciba todas las atenciones para su desarrollo integral.

Modernizar, para impulsar el diálogo tripartito Gobierno-Empresa Privada-Trabajadores, en donde todas las partes serán objetos activos en la construcción de las políticas económicas del país.

Modernizar, para institucionalizar la PAZ SOCIAL que garantiza la seguridad ciudadana con un modelo para la Policía Nacional que será preventivo y proactivo.

Modernizar, para que la familia sea protegida por la Administración Publica, convirtiéndose en el principal acto de todas las instituciones del Estado.

Modernizar, para transformar el sistema jurídico y adecuarla a la realidad, conforme a la actividad social que avanza vertiginosamente.

Modernizar, para incorporar los nuevos límites territoriales, con la recuperación del mar territorial en la Costa Atlántica, que fue restituido a Nicaragua por la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ).

Modernizar para que la elección del Presidente de la República sea electo por simple mayoría evitando, de esa manera, gastos millonarios innecesarios, que pueden ser utilizados par beneficios sociales.

Modernizar, para que miembros del Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional, puedan aspirar a ocupar puestos públicos sometiéndose a la autoridad civil, porque es un derecho inalienable de todo ser humano.

Estas razones y otras no menos importantes, son las que contienen las REFORMAS CONSTITUCIONALES, sometidas por el Presidente Daniel Ortega y la Primera Dama Rosario Murillo, a la Asamblea Nacional para su amplia discusión y posterior aprobación por el pleno del Congreso.

Por supuesto, que, como ya es parte de su Política de Estado, Ortega y Murillo han sometido a todos los nicaragüenses estas Reformas Constitucionales para que opinen y enriquezcan estas reformas que solo beneficio traerán al SOBERANO.

A estas consultas, la Asamblea Nacional también ha invitado a los miembros de la Conferencia Episcopal de Nicaragua. Esperemos que sus puntos de vista sean para enriquecer las reformas y no para torpedearlas, como es la costumbre del Obispo de Estelí, Juan Abelardo MATA.

Con estas REFORMAS CONSTITUCIONALES solicitadas por Daniel y Rosario, pues, la democracia representativa no solo se mantiene incólume, sino que se profundiza en la RESTITUCION DE DERECHOS de todos los nicaragüenses bajo un Gobierno CRISTIANO, SOCIALISTA Y SOLIDARIO.