El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró que en América Latina "hay una rebelión contra Estados Unidos" por sus posiciones excluyentes en relación con los casos de Cuba y las Islas Malvinas.

Al concluir la primera reunión de presidentes en la VI Cumbre de las Américas, Morales dijo que en ella quedó claro que si Cuba no es incluida en el foro hemisférico, estas cumbres no podrán realizarse más.

"Si hablamos de integración de América, no es posible que un solo país (Estados Unidos) vete a Cuba".

"De qué inclusión podemos hablar si esta excluida Cuba”, subrayó Morales, al tiempo que anunció la finalización del primer encuentro de los 31 mandatarios presentes en la Cumbre.

Morales consideró que el respaldo a Cuba no es sólo del bloque de países de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA) , sino de la gran mayoría del continente y agregó: "aquí hay una gran rebelión de América Latina contra Estados Unidos" .

América Latina y el Caribe -reafirmó Morales- "apoyan a Cuba y a las Malvinas, porque las Malvinas son de Argentina, porque las Malvinas también son América”.

Para el mandatario boliviano, "si Estados Unidos apoya y reconoce el sentimiento de América Latina con las Malvinas y Cuba, entonces hay integración, inclusión y democracia, de lo contrario no hay integración”.

El mandatario también criticó de forma enérgica que el primer debate de los jefes de Estado de la Cumbre se haya desarrollado a puerta cerrada.

"Faltó que el debate fuera público, que bueno hubiera sido, pero yo respeto la posición del presidente anfitrión (Juan Manuel Santos), de cerrar la discusión”, sostuvo.

Morales reiteró la posición de los países del bloque del ALBA, en el sentido de exigir la presencia de Cuba en las próximas Cumbres de las Américas, un sentimiento que "cada día crece en América Latina”.

Los jefes de Estado tendrán este domingo un segundo encuentro a puerta cerrada, antes de clausurar el evento y entregar los documentos finales de la VI Cumbre de las Américas.