En esta reunión, el comandante Daniel agradeció a Ahmadineyad por visitar Nicaragua, a pesar de la situación que vive la zona del Medio Oriente ante la inestabilidad y amenazas provocadas por los Estados Unidos y otras naciones imperialistas.

Igualmente le manifestó el interés en seguir fortaleciendo los lazos de cooperación, solidaridad y hermandad entre ambos pueblos, cuyas revoluciones triunfaron en el mismo año de 1979. Recordó que ya son cinco las ocasiones en que se reúnen para intercambiar opiniones sobre la situación mundial y particularmente sobre las relaciones bilaterales.

Hemos tenido la oportunidad de estar intercambiando sobre la situación internacional, la urgencia de la paz y luego sobre nuestras relaciones bilaterales con el fin de potenciarla en beneficio de nuestros pueblos, dijo el Presidente Daniel.

Le he agradecido el hecho de que en estas circunstancias haya visitado nuestro país y le he pedido que le lleve nuestro cariño, nuestro saludo a su pueblo, que somos pueblos hermanos, agregó el mandatario.

Por su parte el mandatario Mahmud Ahmadineyad, le patentizó que hace votos para que la paz y la justicia se establezcan a nivel mundial. Además, subrayó que las relaciones entre ambas naciones se seguirán fortaleciendo en beneficio del desarrollo común.

Pedimos facilitar la reaparición del Salvador de la humanidad y que nos ponga entre los seguidores fieles en su lucha con el fin de establecer la paz y la justicia a nivel mundial, dijo Ahmadineyad.

Tal y como ha mencionado mi querido hermano presidente Ortega, es el quinto encuentro entre nosotros. Nuestros encuentros siempre han sido buenos, muy constructivos, agregó el mandatario iraní.

Destacó asimismo el estrechamiento de los lazos de amistad y las relaciones bilaterales entre Nicaragua y la República Islámica de Irán, con el fin de promover la paz y la seguridad en el mundo.

Afirmó estar muy agradecido por la invitación para estar presente en los actos de toma de posesión del Comandante Daniel, a los cuales dijo presentarse muy orgulloso.

Indicó que la Revolución Sandinista y la Revolución Iraní nacieron juntas para seguir generando bienestar y prosperidad en ambos países.

Estoy agradecido, le he reiterado por la hospitalidad que me han demostrado en esta ocasión también. Le he invitado a él (comandante Daniel) y a su esposa (compañera Rosario Murillo) a Teherán y le pedí al presidente Ortega que transmita mi cordial saludo al pueblo revolucionario y solidario nicaragüense, pero también aprovecho la ocasión para hacer llegar este mensaje de cariño y amor hacia ese pueblo revolucionario, dijo Ahmadineyad.