El epicentro del sismo se ubicó a 650 kilómetros al suroeste de Banda Ache, capital de la provincia de Ache, a una profundidad de 15 kilómetros de acuerdo con el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Suharjono, jefe técnico de la agencia meteorológica de Indonesia declaró que el terremoto no generó amenaza de tsunami.

El pasado miércoles, la isla indonesia de Sumatra, entre el sureste de Asia y Oceanía, fue golpeada por un sismo de 8,7 que dejó cinco muertos y siete heridos.

La posterior réplica de 8,2 del sismo de la semana pasada, ocasionó una alerta de tsunami para 28 países en el oéano Índico.

A la zona, fueron enviados varios equipos para evaluar los daños materiales e inspeccionar la situación en las aldeas más apartadas de los núcleos urbanos.

Las autoridades de Indonesia y el Centro de Alertas del Pacífico, con sede en Hawai, Estados Unidos, dieron aviso de riesgo de tsunami en dos ocasiones, aunque estos fueron levantados varias horas después al no generarse el consecuente fenómeno.

Los temblores y las alarmas desataron el caos en Ache, la región que sufrió los peores efectos del tsunami ocurrido en 2004, que dejó más de 100 mil muertos y enormes destrucciones materiales.

El archipiélago indonesio se ubica en el llamado Cinturón de Fuego del Pacífico, una de las más afectada del mundo por terremotos, erupción de volcanes, tifones y tsunamis.