El presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció este miércoles que su Gobierno podría firmar un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE) en el primer trimestre de 2014, siempre que el convenio sea beneficioso para el país andino.

Correa aseguró en rueda de prensa realizada en la ciudad de Guayaquil (suroccidente), que confía en el comercio, pero "en un comercio para beneficio mutuo".

"Una mala negociación puede quebrar al país (...) Hay que cuidar la producción nacional y la diversificación", enfatizó el mandatario ecuatoriano, al tiempo que señaló que "las cosas van bien, pero si no se llega a un acuerdo, no vamos a pasar las líneas rojas que hemos puestos".

El jefe de Estado de Ecuador aclaró que lo que se está negociando con el bloque europeo es un acuerdo comercial, no un Tratado de Libre Comercio (TLC). Igualmente, afirmó que su gobierno tiene la voluntad de firmar, pero "no a cualquier costo".

En Ecuador "no domina el mercado, domina el pueblo ecuatoriano", resaltó Correa, quien dijo que durante su reciente gira europea recomendó a los líderes de ese continente que para salir de la crisis deben hacer caso omiso a las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Les dije que los latinoamericanos somos expertos en crisis porque las hemos sufrido todas", comentó.

Durante una gira europea que realizó días atrás, Rafael Correa logró con Rusia, Belarús y Francia importantes convenios de cooperación que buscan mejorar y aportar el desarrollo del país.

“Se han firmado importantes convenios concretos con universidades, centros de investigación”, puntualizó, destacando que las oportunidades de apoyo son tan amplias que los Gobiernos de Ecuador y Belarús decidieron abrir embajadas, mientras el interés de empresas francesas en territorio ecuatoriano fue muy notorio durante la gira.

Imagen bien posicionada

El presidente Correa aseguró que la imagen de Ecuador está muy bien posicionada. “Gran parte de Europa conoce lo que está pasando en Ecuador y se habla del 'Milagro ecuatoriano', lo que aquí niegan las pasiones y la mediocridad”.

Asimismo, destacó los éxitos económicos y sociales alcanzados en Ecuador con la Revolución Ciudadana, en el poder desde 2006. Apuntó que el principal indicador de desarrollo de un país es la reducción de la pobreza y que en el caso de esta nación se encuentra actualmente en un 8,5 por ciento.

"Todavía es demasiado, pero la encontramos en 17 por ciento", subrayó.