Los empresarios Álvaro Montealegre, Roberto Bendaña y Hugo Paguaga, podrían ser condenados a penas superiores a los diez años de cárcel, de ser encontrados culpables de los delitos de estafa agravada, crimen organizado y ofrecimiento fraudulento de activos de crédito, en perjuicio de la congregación religiosa Santa Teresa de Jesús, a quien estafaron con más de 525 mil dólares.

El fiscal Douglas Vargas manifestó que a pocos días que se realice el juicio oral y público contra estos personajes, el Ministerio Público cuenta con todos los elementos para demostrar la culpabilidad en cada uno de los delitos.

“El Ministerio Público sigue sosteniendo que existe causa probable, que existen indicios racionales para demostrar la culpabilidad de los tres, que existen suficientes elementos para llevarlos a juicio y esa es la razón de seguir del Ministerio Público, en razón de protección de las víctimas y de la sociedad”, ratificó Vargas.

Y mientras Vargas asegura tener todas las pruebas para demostrar la culpabilidad de los tres mencionados, en los Juzgados de Managua ya existen 21 acusaciones contra Montealegre, Roberto Bendaña y Paguaga.

Entre estas nuevas denuncias se encuentra la que interpuso la señora María Teresa de Bendaña y Francisco Bendaña, padres del también acusado Roberto Bendaña.

El funcionario ratificó que desde las oficinas de ALMORI S.A se tramitaron los certificados de inversión que recibieron cada una de las personas afectadas, cuyos montos superan los cinco millones de dólares.

“Estamos en un proceso de verificación contable de la documentación y de los registros informáticos, porque resulta que es una documentación abundante, son 26 cajas de documentos y nosotros tenemos un equipo de contadores que está analizando esa documentación, a efecto de determinar cuál es pertinente y cuál puede servir como medio de prueba”, dijo Vargas.

Reprograma audiencia de apelación

En la Sala 2 del Tribunal de Apelaciones de Managua se llevó una audiencia en la que los abogados defensores Harlam Huete (de Álvaro Montealegre) Rosa Urbina (Roberto Bendaña) y Johana Fonseca (Hugo Paguaga) apelaron de la decisión de arresto domiciliario interpuesto contra los acusados por el Juez Henry Morales del Juzgado Sexto Penal de Audiencias.

La audiencia fue postergada por la doctora Martha Quezada, Presidenta de la Sala 2 del Tribunal de Apelaciones, dado la solicitud hecha por el doctor Harlam Huete, quien alegó no tener copia del expediente. La audiencia fue reprogramada para el jueves 21 a las 9 de la mañana.

“Las defensas técnica de los acusados solicitaron apelación del auto de admisión de hechos y de los medios de pruebas aportados por el Ministerio Público, de esta petición de la defensa el Tribunal de Apelaciones dio lugar a que se expresen sus alegatos en audiencia oral y pública”, dijo Vargas antes de iniciada la audiencia de apelación.