En rueda de prensa, Morales expuso que todos los países de Latinoamérica, Centroamérica y el Caribe han manifestado su apoyo y solidaridad hacia Cuba. Por ello, consideró que ésta debe ser la última Cumbre sin Cuba, iniciativa que también fue planteada por las presidentas de Argentina y Brasil, Cristina Fernández y Dilma Rousseff, respectivamente, además de otros países del hemisferio.

"Hablamos de integración de América, pero siento estamos en una etapa destinta porque no está presente Cuba", expresó el mandatario, quien también respaldó la decisión de Ecuador de no asistir al cónclave en protesta por la ausencia de la Isla.

"De qué inclusión podemos hablar si estamos vetando, excluyendo a un país como Cuba", enfatizó.

Evo Morales acentuó que "tenía esperanza en el presidente (Barack) Obama, (puesto que en) la anterior Cumbre nos dijo 'queremos ser socios, relaciones de respeto mutuo', pero en este tiempo ha sido todo lo contrario".

Consideró que EE.UU. no es un país democrático al no aceptar el pedido del fin del bloqueo económico sobre Cuba, que ha sido respaldado por una mayoría en distintos foros, incluso en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

"Es como una imposición, una dictadura de un país, esta situación obliga a los países a unirnos sin EE.UU. y eso es la CELAC (Comunidad de Estados Latinoaméricos y Caribeños)", advirtió.

Asimismo, lamentó la falta de debate público en una Cumbre de Jefes de Estado; sin embargo, "respeto la decisión soberana del presidente anfitrión (Juan Manuel Santos)".

Crecimiento económico

El presidente Evo Morales se congratuló por los indicadores de crecimiento económico que ha difundido la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Advirtió que en Bolivia esto se ha dado tras la nacionalización de los hidrocarburos y "la liberación" del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Comentó, en ese sentido, que los gobiernos anteriores pedían créditos para pagar utilidades a los trabajadores bolivianos, pero durante su gestión "no necesitamos pedir prestado para pagar aguinaldos; más bien creamo, gracias a este recurso natural (de los hidrocarburos), bonos y rentas para la niñez y la vejez".

Dijo que en 2006 Bolivia contaba con mil 700 millones de dólares de reservas internacionales, pero actualmente ha registrado un crecimiento alcanzado cerca de 13 mil millones de dólares. Asimismo, refirió que en el 2005 los depósitos de los ahorristas eran de tres mil millones de dólares, pero ahora suman más de 10 mil millones, "sobre todo de los pequeños y medianos productores, antes estos depósitos eran de los empresarios".

"La inversión pública en 2005 era menos 600 millones de dólares, para este año está estimado más de cinco mil millones de dólares en inversión pública", añadió el mandatario, que además explicó que de esos 600 millones "el 70 por ciento era créditos o de cooperación y el 30 por ciento era con recursos propios, ahora más del 80 por ciento son con nuestros recursos y 20 por ciento sigue siendo de cooperación o créditos internacionales".

"Es importante recuperar nuestros recursos naturales para el bien de los pueblos", expresó el mandatario.

No obstante, manifestó que no ha sido posible resolver todas las demandas de los bolivianos, pese a este crecimiento, pero "empezamos ese proceso de cambio".

Bolivia no apoya legalización de las drogas

El presidente Evo Morales afirmó que "no somos defensores de la cocaína, ni compartimos la legalización de las drogas", aunque consideró que la denominada "guerra de las drogas ha fracasado".

"Los países donde hay plantación de coca, como Bolivia, Perú, Colombia, hacemos los esfuerzos para reducir los cultivos excedentarios de la hoja de coca sin muchos resultados, porque lamentablemente mientras haya mercado de la cocaína es difícil de erradicar", expresó.

Morales también reclamó que "somos desertificados", pero se preguntó quién desertifica al país donde crece el mercado de la cocaína.

"La mejor responsabilidad compartida sería que dónde hay consumo masivo de la cocaína, la reduzca (...), pero estamos en una etapa de cómo valorar el consumo legal de la hoja de coca, que es totalmente diferente a la cocaína", apuntó.

"¿Cómo es posible que en algunos estados de EE.UU. sea legal el consumo de cocaína bajo receta médica, pero que no se nos reconozca el consumo tradicional de la hoja de coca?", interrogó.

Al respecto, expuso que "tenemos muchas investigaciones de las universidades de Europa, de Estados Unidos. En la década de los 90, una investigación de la universidad de Harvard decía que la hoja de coca es uno de los mejores alimentos del mundo y nos recomendaban los científicos de esta universidad no sólo masticarla, sino comer la hoja de coca".

Ante esta realidad señaló que están obligados a defender el consumo de la hoja de coca en su estado natural, tomando en consideración, además, el aporte de diversas organizaciones que reconocen los beneficios de ésta para el ser humano y no como un elemento para dañarlo.