La Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, dio a conocer el que el Gobierno de Nicaragua expresó su solidaridad con el Gobierno y pueblo de Filipinas, que fue azotado por un poderoso tifón causando muchas pérdidas humanas y materiales

“Con mucho dolor hemos estado siguiendo los acontecimientos en las Filipinas, cuanta desgracia para cuantas familias, millones de familias sumidas en la desgracia por estos fenómenos de la naturaleza alterada, estos fenómenos derivados del cambio climático”, expresó la Compañera, a través de los medios del Poder de las Familias y Comunidades.

Rosario detalló que el tifón que azotó las Filipinas, registró vientos de 350 kilómetros por hora y causaron una destrucción comparada como si hubiera caído una bomba atómica sobre la isla.

La Compañera se solidarizó con el dolor de las familias que han perdido a sus seres queridos, además de la catástrofe humana que están viviendo a falta de alimentación, agua y medicinas.

Rosario dijo que el Embajador de Nicaragua en Tokio, concurrente con las Filipinas, Saúl Arana, expresó a nombre del Gobierno de Nicaragua, la solidaridad de nuestro gobierno.

La Compañera calificó la situación en Filipinas como muy grave, en medio de tiempos muy duros. Asimismo, comentó que en Nicaragua, aunque estamos en la temporada de final de invierno, gracias a Dios, no hemos tenido percances de una magnitud como la ocurrida en Filipinas.

Además indicó que “gracias a Dios tenemos la capacidad de atendernos y acompañarnos en estas situaciones que generan calamidades… y ahí estamos acompañando a las familias con todo lo que somos y todo lo que podemos”.