El Gobierno sirio, presidido por Bashar Al Assad y un grupo de mercenarios opositores, alcanzaron este domingo una tregua para aliviar el bloqueo en la región de Kudsaya (al oeste de la capital, Damasco) y abastecer las necesidades de la población en esa zona.

El portal RT reseñó que la tregua es la última acordada en los últimos meses entre el Gobierno del presidente Bashar al Assad y los grupos armados en este país sumergido en una crisis armada.

Según informaron algunos activistas este domingo, el acuerdo es para permitir a las autoridades el paso de alimentos a la población civil de esta zona por primera vez en semanas.

Desde hace más dos años, Siria se encuentra sumergida en una ola de violencia generada por grupos de mercenarios opositores, que apoyados por potencias extranjeras, quieren derrocar al Gobierno de Bashar Al Assad.

Informes demuestran que un alto número de mercenarios extranjeros participan en la guerra contra el Gobierno sirio y cifras oficiales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han confirmado que el conflicto se ha cobrado la vida más de 100 mil personas.

Además, este conflicto le ha generado la pérdida de al menos 100 mil millones de dólares a la nación árabe, según informaciones del viceprimer ministro para Asuntos Económicos de Siria, Qadri Jamil.

En la lista de destrucciones que sufre ese país también están distintos sitios históricos declarados Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por su sigla en inglés) que corren el riesgo de quedarse en ruinas por este conflicto, así como también piezas de arte que caen en manos de ladrones o son destruidos por las bombas.