"Nunca se dijo que fuera público. Las discusiones están siendo duras, lo reconocemos, pero no es por ello que ha sido cerrada", dijo un portavoz de la Cancillería colombiana.

No obstante, la canciller colombiana, Maria Angela Holguín, había señalado hace unas semanas que el plenario sería abierto y que el domingo por la mañana habría una sesión cerrada a la que no ingresarían siquiera los asistentes de los mandatarios.

"Existía esa posibilidad de que fuera cerrada y la decisión fue confirmada esta mañana. El formato (de la sesión plenaria) depende mucho de la decisión de los jefes de Estado", indicó un diplomático brasileño que pidió el anonimato.

Además de cuatro horas de discusiones en una sesión plenaria, los mandatarios volverán a reunirse el domingo durante dos horas y media, nuevamente a puertas cerradas.

Esta tarde, la transmisión en circuito cerrado de televisión de los debates comenzó a transmitir el discurso del presidente de Guatemala, Otto Pérez, pero luego cortaron el sonido, y posteriormente toda la transmisión.

En la anterior Cumbre de las Américas de Puerto España, en 2009, los debates también se desarrollaron a puertas cerradas, quedando abiertas tan solo la intervención de la presidenta argentina Cristina Kirchner, en su calidad de anfitriona del anterior encuentro en Mar del Plata.

También habló públicamente el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, a quien Kirchner permitió una intervención mientras ella misma estaba en el uso de la palabra.