Ahmadinejad fue recibido por el canciller Samuel Santos y otros funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores, así como el embajador de Irán en Nicaragua, Morteza Khalaj.

El mandatario de Irán dijo “saludos desde mi corazón muy profundamente, muy cordialmente a mi hermano presidente (comandante Daniel) Ortega un líder revolucionario de esta tierra y estoy muy agradecido por la divinidad, por Dios, estar aquí otra vez entre la gente amable nicaragüense”.

“Un saludo cordial a todos los pueblos independentistas, un saludo muy cordial al presidente y al pueblo digamos bueno de Nicaragua. Doy las gracias a Dios por darme esta oportunidad de estar otra vez en una tierra muy hermosa, muy buena y solidaria. El pueblo nicaragüense tiene fama mundial por su esfuerzo, su solidaridad”, dijo el mandatario iraní.

Calificó a Nicaragua como “un pueblo con gran dignidad, dispuesto para conseguir la estabilidad, el establecimiento de la justicia y la paz”.

También aprovechó para reiterar los lazos amistosos de su pueblo para con Nicaragua y “doy las gracias porque estos dos pueblos solidarios, revolucionarios, luchadores en dos puntos diferentes y lejanos de la tierra, que los dos están en camino de lucha para establecer la seguridad y la justicia”.

Pidió a Dios que brinde bienestar y éxito para todos los pueblos luchadores y solidarios del mundo. Agregó que los pueblos de Irán y Nicaragua están muy decididos a caminar por un sendero muy brillante y luchar por la paz mundial.

Dijo que la revolución nicaragüense es sinónimo de paz, justicia, seguridad y solidaridad en el mundo y nació al mismo tiempo que la revolución iraní.

“Nosotros ante ustedes estamos en casa, mi sentimiento es que me encuentro como si estuviera con los iraníes”, matizó el presidente iraní, quien es acompañado por su Ministro de Relaciones Exteriores y otros funcionarios de alto nivel.

El canciller nicaragüense Samuel Santos calificó de muy importante la visita del mandatario iraní, para la concretización de una serie de proyectos de cooperación entre ambos pueblos y gobiernos.

“Ya hay reuniones programadas para aprovechar precisamente la venida de él al máximo para avanzar en el intercambio que tenemos entre Irán y Nicaragua, que esperamos que en este nuevo periodo se concretice mejor”, dijo Santos.